Mucho aún por definir y trabajar

Sergio González deja buenas sensaciones en los primeros entrenamientos. /Avelino Gómez
Sergio González deja buenas sensaciones en los primeros entrenamientos. / Avelino Gómez

Una plantilla mermada y a medio formar, donde todavía falta entendimiento y una condición física que no es la idónea propician la derrota (0-1) del Mirandés ante el Alavés B, de Tercera División

ÁNGEL GARRAZA

Segundo amistoso que juega el Mirandés en julio y si en el primero ganó 0-4 al filial del Valladolid, de Segunda B, ayer en el campo 2 de Anduva cosechó la primera derrota al caer por 0-1 contra el Alavés B, conjunto adscrito a la Tercera División vasca, que dio la sensación de estar más rodado en todos los sentidos que los rojillos.

El resultado, como se suele apuntar en estos casos, es prácticamente lo de menos. Lo importante en estas primeras pachangas es que los jugadores se vayan rodando, adquieran minutos y rompan la rutina de los ensayos diarios porque conclusiones, el espectador, el aficionado rojillo que fue a ver por primera vez a su equipo en la actual pretemporada tampoco pudo extraer muchas. Y las pocas que se llevó datan todas de la primera parte.

El Mirandés, como es lógico, está todavía muy verde en casi todos los capítulos. Faltan jugadores por llegar, otros están tocados y el entrenador Borja Jiménez no quiere arriesgar con ellos –algo lógico a estas alturas de preparación–. Y la condición física, como es evidente, no es, a día de hoy, la idónea. Pesan las piernas tras las dos primeras semanas de entrenamiento y el calor aprieta más que nunca.

De ahí que fue en los primeros 45 minutos cuando se pudo ver un Mirandés mejor, sobre todo, en defensa, línea donde dejó detalles el recién incorporado Sergio González, un futbolista que si sigue el camino que dejo entrever este sábado puede ser importante en este equipo cuando comience lo bueno. Se anticipó y se mostró intuitivo ante varias acciones que protagonizaron los jóvenes efectivos albiazules.

Fue en este primer periodo cuando jugaron nueve miembros de la primera plantilla y solo dos del filial, una escuadra que milita en la categoría de Regional Aficionados:Limones ocupó la portería, con Riki (del filial) en el lateral derecho , Sergio González e Irazabal fueron los centrales y Kijera en la izquierda. Romero, de '6', con Cerrajería cerca de él. Carlos Julio y Zunzunegui (del segundo equipo y uno de los destacados ayer) más abiertos a las bandas y por delante, dos hombres: Yanis y Cervero.

El mister rojillo jugó con dos puntas, lo que no era muy habitual, por ejemplo, la campaña anterior. Los dos coincidieron ya en la última plantilla, pero no como pareja de ataque, sino uno, el primero, escorado a la banda izquierda y el segundo, por dentro para cazar goles. Ayer pocas veces se entendieron, como así se pudo comprobar en varios movimientos a lo largo del primer periodo, mientras compartían la dupla ofensiva.

El equipo de superior categoría imprimió en los primeros compases algo más de ritmo. Llevó la 'manija'. Los centrales Sergio e Irazabal intentaban sacar con solvencia el balón jugado desde atrás, casi siempre dirigido a Romero, que era el que distribuía en mayor medida el juego.

El futbolista andaluz intervino en una de las mejores jugadas de la matinal cuando inició una acción que continuaron, a un toque, Cervero y Zunzunegui; éste disparó desviado. Levantó los aplausos del público que llenó la banda lateral próxima a la carretera de Anduva, donde (en el arcén) también se ubicaron algunos espectadores para seguir las evoluciones del encuentro.

Un remate de Zunzunegui (el más activo en ataque a pesar de ser del filial), otro disparo del mismo futbolista tras revolverse dentro del área y un intento de Cervero de conectar de cabeza fue lo más destacado del Mirandés.

El filial alavesista solo tiró con cierta intención a la media hora de juego y Limones voló ante un centro chut para sacar la pelota a córner. Esa fue su única producción en un primer tiempo en el que el ritmo no es todavía el deseado y los mecanismos (principalmente en ataque) aún no están interiorizados.

En la segunda mitad, todavía decayó más. Solo participaron Limones, Puerto en el eje de la zaga, Paris en el lateral diestro y Rúper como capitán como miembros de la primera plantilla; el resto: Jon, Jonay, More, Molpeceres, Aizpuru y Jarri no forman parte del primer equipo.

Tras el descanso fue cuando el Alavés B logró su diana por mediación de Cana, en el minuto 72. El bloque de Tercera llegó más a los dominios de Limones, que hizo dos buenas intervenciones, hasta que en esa segunda parte, el capitán babazorro se revolvió en el área tras una buena jugada individual y rebasó al meta rojillo de tiro cruzado.

No hubo más. Escasas conclusiones que extraer de unos bolos que no sirven para calibrar el estado del equipo ni para vislumbrar qué Mirandés se está formando. Faltan efectivos por llegar, algunos están lesionados y todo está muy verde aún como para sacar alguna lectura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos