El defensa central Jorge Sáenz apunta a reforzar al Leganés

A. G.

El futbolista tinerfeño recaló en el Mirandés el pasado mes de enero y tras ser el refuerzo invernal más fructífero del conjunto rojillo para la segunda mitad de la pasada temporada, se encontraba actualmente esperando acontecimientos con el propósito de comprobar la viabilidad de continuar en el Valencia, club con el que le une una relación contractual (hasta 2024), o bien si su destino pasaba por protagonizar una nueva cesión. Todo apunta a que su futuro estará en el Leganés.

No cuenta para el conjunto valenciano, donde todavía no ha jugado al ser objeto de préstamo desde el año 2018 (Celta, Marítimo de Portugal y Mirandés). Solo ha participado en un centenar de minutos en encuentros amistosos, de tal manera que el italiano Gennaro Gattuso no tiene al zaguero en el foco. La vía hacia Butarque está abierta.

Su traspaso estaría muy avanzado, según revelan los medios de comunicación valencianos. Porque, en este sentido, el defensa exrojillo recalaría en el club pepinero en esa condición y no a modo de cesión. Todas las partes implicadas estarían de acuerdo en que volver a salir prestado no tendría ningún sentido después de que en los cuatro últimos años haya jugado así en otros equipos, siendo en el Mirandés donde ha vuelto a sentirse futbolista.

Así se ha comprobado en función de sus evoluciones. Asimismo, el propio efectivo canario lo ha reconocido en varias ocasiones a los medios mirandeses. De tal manera que su nombre entraba en las cabilaciones que se podían hacer respecto a la formación de la futura plantilla del Mirandés. Es un jugador que lo ha jugado todo, salvo cuando ha tenido que cumplir sanción federativa, con Etxeberria, el técnico que sigue en el banquillo del bloque jabato. Ha exhibido un buen nivel y podría esperarse un intento de renovación.

La idea es no salir cedido, el Mirandés no puede competir con otro club, en este caso el Leganés, en materia económica, así que todo hace indicar que el jugador no repetirá en Miranda.