Una década de supremacía rojilla

Los seguidores ubicados en el sector de animación de Anduva se sienten orgullosos de su equipo, que también sigue al frente del fútbol de la provincia. /A. G.
Los seguidores ubicados en el sector de animación de Anduva se sienten orgullosos de su equipo, que también sigue al frente del fútbol de la provincia. / A. G.

El Mirandés concluye 2018 como el mejor clasificado de todos los equipos radicados en la provincia, un liderazgo que se repite a lo largo de los últimos diez años

ÁNGEL GARRAZA

El conjunto rojillo va a despedir 2018 el próximo lunes en la segunda posición del Grupo II de Segunda B, con 36 puntos en su haber. Tras los últimos partidos y resultados se ha situado a solo cinco del líder Racing, cuando hasta no hace mucho la diferencia era de nueve. Aún no ha concluido la primera vuelta de la competición y la nota final no se fijará hasta dentro de cinco o seis meses porque el objetivo que se persigue se encuentra a medio año vista, pero el Mirandés clausura este ejercicio, otro más, al frente del fútbol de la provincia burgalesa. Y ya van diez consecutivos de supremacía rojilla. Toda una década.

No es la ciudad más amplia en cuanto a habitantes ni la que dispone de más recursos. Ha sufrido fuertes varapalos estos últimos años en otros ámbitos, pero en lo que respecta al liderazgo futbolístico, este deporte que mueve masas y que, según Arrigo Sacchi y Jorge Valdano, se trata de «la cosa más importante de las cosas menos importantes», le sigue correspondiendo al Mirandés.

Con solo otro conjunto que comparte categoría, el Burgos, la escuadra blanquinegra se mueve en terrenos pantanosos al cerrar el año en posiciones de descenso. Es antepenúltimo del Grupo I y se ubica a cinco puntos de la salvación total, que intentará buscar en la segunda vuelta, la primera mitad de 2019.

La Arandina, por su parte, es el segundo clasificado del Grupo VIII de Tercera División, a dos puntos del líder Zamora. Pretende el retorno a la división de bronce, mientras que el Bupolsa, el Briviesca o el Burgos Promesas tienen como reto lograr la permanencia en el lote castellano y leonés.

Es una situación que se repite en los últimos diez años, de forma consecutiva; es el referente futbolístico desde que en el año 2008 los rojillos terminaran con 46 puntos. Ya entonces se encontraban por delante del equipo que, asimismo, aparecía por las primeras posiciones del Grupo VIII de Tercera: el Burgos. Le sacaba tres puntos. La temporada finalizó con el ascenso del Mirandés de Julio Bañuelos.

Las históricas campañas siguientes y el ascenso a la LFP como único representante de la provincia que ha competido en Segunda durante esta década continuaron con un liderazgo que se extiende hasta hoy al presentar la clasificación a un equipo que mira hacia el 'play off' de ascenso y a otro cuyo reto está encaminado a salvarse.

El liderazgo de un equipo radicado en una ciudad pequeña, ubicada en medio de capitales de provincia, también se puede extrapolar a otras vecinas comunidades, como es el caso de La Rioja. En décadas anteriores tuvieron a representantes incluso en Primera, pero la división existente en Logroño en materia futbolística no acaba de propiciar que quien ha cogido el testigo, la UDLogroñés, despegue.

El máximo exponente riojano se encuentra, a día de hoy, en Segunda B. Clausurará 2018 dentro de tres días a 8 puntos de los rojillos. Cantabria tiene, esta vez, al Racing por delante. Un equipo hecho para ascender sí o sí, máximo representante de una comunidad autónoma, con respaldo social y con apoyo institucional. Está con cinco puntos más que los rojillos en una segunda vuelta que se presenta apasionante.´

Álava, por su parte, tiene al Alavés en la élite y firmando una extraordinaria temporada entre los mejores. Pero el club albiazul (el Grupo Baskonia, propietario del equipo de baloncesto y del de fútbol) ha recibido en los últimos ejercicios un buen número de millones de euros de ayuda de las administraciones para sacar adelante ambas disciplinas. No hace mucho compartía categoría e incluso se encontraba por debajo del Mirandés.

El conjunto rojillo sigue destacando en medio de capitales de provincia. El camino continúa.