Los cuatro clubes profesionales de Castilla y León se unen para recabar más ayudas de la Junta

A. G.

La unión hace la fuerza. Es lo que han pensado Mirandés, Burgos, Ponferradina y Valladolid, los cuatro clubes profesionales de fútbol de la región que han acordado agruparse para trabajar de forma conjunta en la mejora del deporte en la Comunidad y para reclamar de las administraciones, en especial de la Junta de Castilla y León, «la merecida atención para esta industria», revelaron al anunciar esta puesta en común.

Señalan que «el fútbol profesional es un generador de crecimiento, empleo y riqueza y la mayoría de los gobiernos autonómicos ha entendido la necesaria asociación del territorio con esta actividad, símbolo de pertenencia, de inserción social y uno de los canales de mayor visibilidad a nivel nacional e internacional».

Apuntan que «según un estudio de LaLiga, el 72% de la población española considera que el fútbol profesional influye de manera positiva en la sociedad, a la que genera empleo directo e indirecto, así como ingresos relevantes a otras industrias».

Por tal motivo, las entidades consideran que la administración autonómica debe aportar más de lo que lo hace. «Con un número de habitantes muy inferior, Castilla y León solo se ve superada por Andalucía y Madrid en cuanto a representantes en el fútbol profesional, con lo que estos cuatro clubes son una meritoria muestra que influye en la difusión del nombre de sus respectivas poblaciones y de la Comunidad Autónoma».

Desde los clubes se indica que los próximos días se convocará una conferencia de prensa conjunta, en la que se expondrán las líneas básicas de esta colaboración y las actuaciones que se van a ir desarrollando durante toda la temporada.