Cristian será baja ante el Fuenlabrada al sufrir una distensión en la pierna derecha

Cristian González, defensa del Mirandés, espera un balón aéreo en el área del Lugo. /A. G.
Cristian González, defensa del Mirandés, espera un balón aéreo en el área del Lugo. / A. G.

El central se retiró en el minuto 50 de El Toralín, aunque la ecografía revela que la dolencia en el muslo no llega a rotura y no reviste gravedad

ÁNGEL GARRAZA

La primera plantilla mirandesista regresó ayer a los entrenamientos para preparar, ya de forma ininterrumpida, el trascendental envite que tendrá lugar el próximo domingo ante el Fuenlabrada. Un choque para el que Andoni Iraola suma una baja a las que ya conocía de antemano, hasta el último partido contra la Ponferradina: Cristian González se perderá el duelo ante los madrileños.

El central cedido al Mirandés por el Sevilla se retiró lesionado del rectángulo de juego de El Toralín en el minuto 50 del encuentro del pasado sábado. En su lugar entró Sergio González. El uruguayo se llevó una mano a la altura del bíceps femoral de su pierna derecha al sentir una especie de tirón, lo que hacía presagiar que el origen de su dolencia residía en una rotura fibrilar. Los primeros exámenes médicos a los que se ha sometido, una ecografía, han confirmado, en cambio, que se trata de una «distensión muscular en el músculo semitendinoso del muslo derecho sin hematoma asociado», tal y como se señala desde la entidad. Su contratiempo, aunque molesto, no reviste más gravedad. No llega a ser una rotura como tal.

El defensa, eso sí, no ha podido entrenar con el grupo desde que la expedición llegó de Ponferrada. No lo hizo el domingo ni tampoco ayer, cuando el conjunto del plantel volvió a las sesiones en el campo 2 de los anexos. Sí que ha permanecido bajo tratamientos de frío durante los primeros días y ahora, los fisioterapeutas son los que hacen su labor mediante masajes de descargas y estiramientos.

Debe guardar reposo con el fin de no agravar la lesión, lo que conllevaría una rotura y un contratiempo, en ese caso, de mucho mayor calado. Sin embargo, todo hace indicar que no va a ser de la partida el domingo. Es demasiado pronto para que esté recuperado del todo.

Nada que ver, en este sentido, con la rotura que padece Mario Barco, que sí que es más grande y, por lo tanto, se perderá más partidos que su compañero. Tal es así que necesitó apoyarse en muletas para caminar tras caer lesionado en Anduva ante el Alcorcón.

La de Cristian no llega, no mucho menos, a eso mientras que el periodo en el que se mantendrá apartado del césped en competición oficial, sin poder ayudar al equipo, como siempre en estos casos, dependerá de su evolución, pero no parece que pueda ir mucho más allá de varios partidos. Él se encuentra bien, dentro de lo que cabe. No obstante, no podrá recibir al bloque madrileño en la matinal del próximo domingo, 13 de octubre.

El zaguero sudamericano se había hecho con un hueco en el once inicial. Se incorporó a la disciplina del conjunto rojillo varios días antes de que arrancase la Liga, a mediados del mes de agosto.

Desde la cuarta jornada de competición había sido un fijo en el centro de la defensa. Ha jugado los siete últimos compromisos desde el pitido inicial, por lo que es un hombre de la confianza de Iraola, que tras los tres primeros choques y el plazo de acoplamiento, optó porque jugase él y otro central, una ubicación que primero estuvo ocupada por Simón Gbegnon y después, por Odei y Sergio.

Ambos se han alternado. A tenor de las alineaciones de Iraola, el indiscutible era, hasta la fecha, Cristian y el otro puesto en esa zona está todavía sin decidir.

Si las previsiones se cumplen, todo hace indicar que Sergio será quien se desenvuelva en su lugar para hacer pareja con Odei. El eje de la zaga que logró el ascenso a Segunda División podría repetir presencia en Anduva este próximo fin de semana con motivo de la disputa de la undécima jornada del campeonato de liga.

Y es que cabe recordar que Simon también es baja para este choque al estar concentrado con la selección de Togo, motivo por el cual las opciones se reducen. E Irazabal, que no ha hecho pretemporada ni debutado después de que se confirmase su presencia en la plantilla, no se postula entre las preferencias del técnico mirandesista. Y menos para un duelo tan relevante como es el que aguarda a la escuadra de Miranda dentro de cuatro días.

El grupo volverá hoy a la actividad, en horario matinal y a puerta abierta y, después, efectuará otros tres ensayos el jueves, el viernes y el sábado. A la espera de comprobar cómo se desarrollan los ensayos el míster de Usurbil cuenta con cuatro bajas seguras: Mario Barco y Cristian, los dos por lesión, mientras que Carlos Julio y Simon se encuentran concentrados con sus respectivos combinados nacionales.