«Estoy convencido de que nos va a salir bien»

El técnico rojillo conversa con Yanis y Álvaro Bravo durante una reciente sesión de entrenamiento en Anduva. /A. G.
El técnico rojillo conversa con Yanis y Álvaro Bravo durante una reciente sesión de entrenamiento en Anduva. / A. G.

Borja Jiménez rezuma tranquilidad ante «el partido más importante tanto para mí como para los jugadores; hemos buscado entrenar con normalidad, introducir solo cuatro matices y que no haya golpes»

ÁNGEL GARRAZA

«Es el partido más importante a nivel personal porque estoy ante mi primera posibilidad de ascenso al fútbol profesional, sabemos que este ya va a ser el último de la temporada, es el decisivo del año, estamos muy mentalizados, con ganas de poner el broche al curso y muy tranquilos».

Sobre todo, tranquilidad. Es lo que más llama la atención de Borja Jiménez en las horas previas al duelo más importante de su carrera en el banquillo. Pero es que esa calma también contribuyó a que hace seis días el Mirandés encarrilase la eliminatoria.

«Lo estoy llevando muy bien, todo el mundo me pregunta y creo que soy la persona más tranquila de todo el entorno del club. Soy el que voy transmitiendo calma a todo el mundo, el 'presi' me llama, me pregunta qué tal y yo le digo: tranquilo 'presi', que vamos a ascender; Diego (el jefe de Prensa), lo mismo, tranquilo, que no hay ningún problema. Les voy dando lecturas positivas, intento transmitir a todo el mundo esa tranquilidad, porque esto es así, es fútbol y un partido más».

Esa labor la ha realizado, asimismo, con los jugadores. «Los problemas importantes de la vida son otros, esto es algo que nos gusta mucho, que hemos trabajado muchísimo y solo nos queda salir y disfrutar. Va a salir bien».

Tampoco cree que con el paso de las horas cunda el nerviosismo. «Llegamos a Mallorca (hoy) casi para dormir, por la mañana vamos a tener desayuno, actividades en cuanto a vídeo, activación y el partido es muy pronto. Después, comer, tumbarte y cuando nos queramos dar cuenta ya ha pitado el árbitro, no nos va a dar tiempo para más. La organización es buena y no nos va dar tiempo a ver la gente que esté en la playa en Mallorca ni a pensar que tenemos que jugar un partido».

Sus mensajes positivos continúan. No hay inconvenientes. «La alta temperatura nos beneficia porque nos va a llevar a un partido en algunos momentos más lento y eso nos puede venir hasta bien. Y en cuanto a las dimensiones, creo que por el plan de partido hasta nos puede beneficiar también. Es que se lo transmito a todo el mundo, creo que va a ir bien; que no sale, ya se analizará, pero estoy convencido de que nos va a salir bien».

Tras reconocer que está en contacto con el técnico del Racing, Iván Ania, «para que me diga cosas de allí», explica también por qué el equipo ni ha entrenado en hierba artificial –la superficie de Son Malferit es muy antigua, así que no hubiera tenido demasiada trascendencia y se corría el riesgo de que se registrara algún lesionado– ni a la hora del partido. No ha hecho nada anormal a pesar de tratarse de la final de las finales. Otro hecho más que se añade a la normalidad impuesta por parte del cuerpo técnico.

«Entrenar esta semana a las seis hubiera sido criminal, solo hemos introducido cuatro, cinco matices, queremos que el jugador llegue en buenas condiciones, que no haya golpes ni nada que lamentar. Es que vamos a hacer casi un año entero, más de 300 días seguidos trabajando, hay que llegar en óptimas condiciones mentales y físicas».

El Baleares tiene una idea muy clara de juego, que no variará. «He visto bastantes partidos que ha jugado en su casa, las ideas en su campo las tienen muy claras, allí lo tienen muy dominado y no van a cambiar nada».

Y el Mirandés, tampoco a pesar de todo. «Si cambiáramos la forma de actuar y no saliera bien, nos estaríamos dando cabezazos toda la vida, yo por lo menos. Nos ha traído aquí una manera de jugar y vamos a seguir así, dominar, ser valientes, agresivos, correr cuando haya que correr o ataques largos cuando haya que hacerlos».

El resultado es bueno, pero nunca definitivo y acerca de la alienación confiesa que «tengo nueve, diez jugadores decididos pero el once no. Ya veremos, quedan horas, un entrenamiento, sensaciones, tengo muy claro lo que va a pasar y cómo, pero tengo algo a la espera».

Melli jugará, salvo sorpresa, tras la baja de Sergio. «Tengo claro que en este tipo de encuentros necesitamos a jugadores como Melli, con esa experiencia, saber estar y templanza. Se va a adaptar perfectamente con independencia de si juega de 6 o de central. Va a ser partícipe de algo grande, seguro».

Cree que «ser valientes, reconocibles, no tener miedo, ayudar al compañero cuando haya problemas, ser solidarios y, ascender, son los objetivos, aunque está claro que un gol nos allanaría mucho más el camino. Pero que hagamos uno o que lo hagan ellos no va a ser definitivo, ni si hacen dos porque estaríamos en la eliminatoria con un gol y con 0-2 al descanso creo que no lo tendríamos hecho, puede pasar cualquier cosa».

No esconde que puede ser un partido con alternativas «porque quieren ganar y nosotros también. Puede ser loco, ya que todo lo que sea meternos atrás y defender nos va a hacer sufrir mucho tiempo. No nos va a ayudar. Va a ser un partido divertido y para corazones preparados».