Oriol Rey es uno de los capitanes del Mirandés en su segunda temporada en el club. / Avelino Gómez

Rey: «Hay confianza para salir de abajo»

El medio admite que «son muy importantes los tres puntos ante el Zaragoza» y que «estoy muy tranquilo, ya que hay un buen grupo»

ÁNGEL GARRAZA

«Estamos con confianza. Cada semana. No nos gusta perder, lo que queremos, nosotros los primeros, es ganar. Las horas después de las derrotas son muy duras y tenemos confianza en sacar ya los tres puntos, que nos van a ayudar para salir de ahí abajo». Y, sobre todo, para coger moral. Oriol Rey resume de esta manera el sentir de la plantilla del Mirandés los días previos a la disputa de un choque de relevancia, como es el que aguarda al equipo frente al Zaragoza el sábado en Anduva.

Lo importante, para el centrocampista, es que «todos los jugadores demos lo máximo. Si lo hacemos cada uno de nosotros, nos juntamos y vamos todos a una, llegarán los resultados. Somos una piña y si vamos todos a una, los vamos a sacar cien por cien».

Aunque «se han quedado menos jugadores de la temporada anterior» –es una de las diferencias que observa respecto a la campaña pasada– cree que eso no es óbice para que lleguen las victorias, ya este fin de semana contra el bloque maño. «Estoy muy tranquilo porque sé que tenemos un muy buen grupo y que lo vamos a sacar».

Llegan ahora dos partidos relevantes porque se afrontan tras no haber ganado todavía y porque, además, ambos son en Miranda (el sábado siguiente se medirá al Las Palmas). ¿Hay más presión o se trata de un incentivo por jugar en casa? «El primero, y por lo tanto el más importante ahora es el del Zaragoza. Viene a casa, ante nuestra afición y nosotros estamos unidos», señala al hacer hincapié en que más allá de la responsabilidad que se le requiere (exige) a la plantilla que defiende un escudo, lo que hay es «ganas de jugar y de ganar» .

El futbolista catalán y el resto de compañeros son conscientes, en cualquier caso, de lo que hay en juego pese a que todavía falte mucho hasta llegar a la meta, que se traspasará tras la jornada 42, a finales del mes de mayo. «Somos autocríticos y sabemos que tenemos que sacar estos tres puntos, pero a la vez estamos tranquilos. Hay que enmendar los fallos y tenemos que ser más atrevidos para atacar mejor».

Considera, al hilo de esta cuestión, que «tampoco hay que perder los papeles y sí tener confianza en el equipo porque lo vamos a sacar». Es en lo que insistió el medio tras la vuelta al trabajo para todos los miembros de la plantilla.

El Mirandés encara la séptima cita del curso desde el último lugar de la clasificación. Ante un vestuario tan joven, este hecho puede entenderse como un arma de doble filo. O le puede afectar dada su inexperiencia o todo lo contrario. Sin embargo, recalcan que «por supuesto que el puesto de ahora es circunstancial. Esto es fútbol, un deporte de errores y todos los cometemos. Queremos pulirlos todos y seguro que cuando se corrijan y ganemos, cogeremos mucha más confianza». El primer triunfo es lo que falta para iniciar el despegue.

No oculta que siempre, y con más motivo en esta situación, «es muy importante que la afición nos apoye. La sentimos, notamos que están ahí y el equipo rival lo nota también», sostiene el jugador que cumple su segunda temporada en el club y que ya ha portado el brazalete de capitán.

A nivel individual, indica que «me está respetando el físico. Estoy bien, sí que se habló algo (de una posible salida de la entidad durante el mercado estival), pero desde que vine de vacaciones estoy centrado en hacerlo lo mejor posible aquí y no pienso en otras cosas».