«Tenemos que conectar con la afición»

Andoni Iraola se sentó por primera vez en el banquillo de Anduva como entrenador rojillo. /CDM
Andoni Iraola se sentó por primera vez en el banquillo de Anduva como entrenador rojillo. / CDM

Andoni Iraola ensalza la pasión que existe en la ciudad por el Mirandés y apela a exhibir «un juego atrevido y valiente pese al nombre de muchos rivales»

ÁNGEL GARRAZA

Andoni Iraola tiene muy claro dónde acaba de recalar como entrenador. Tras sus primeras 24 horas seguidas en Miranda y después de protagonizar experiencias anteriores, entre ellas la semifinal de Copa que se jugó en 2012 entre el Mirandés y el Athletic, ha comprobado que la pasión con la que se vive el fútbol en la ciudad y, en especial, por el conjunto rojillo «es uno de nuestros valores».

El de Usurbil (37 años recién cumplidos) habla ya en primera persona del plural, lo que se traduce en que nada más llegar se ha imbuido de la filosofía mirandesista. Chema Aragón, el director deportivo, ha ejercido de introductor aunque tampoco le ha hecho falta demasiados consejos porque el nuevo inquilino del banquillo rojillo se ha dado cuenta de lo que significa realmente el Mirandés para Miranda.

«Hay que aprovecharnos de ello», expone el guipuzcoano. «Al final, lo que tenemos que hacer nosotros desde dentro es transmitir para que desde fuera nos empujen; hay que intentar conectar cuanto antes con la gente porque si eso es así, somos mucho más fuertes». Y más, en una competición con el atractivo y la exigencia que le aguarda al Mirandés desde el próximo mes.

«Sé que tengo una responsabilidad muy grande y lo percibo no solo desde dentro del club sino también desde fuera», apuntó el encargado de pilotar la nave en el regreso a Segunda División.

Ahora, es tiempo de ponerse al día, si bien Iraola guarda en la memoria la tan recordada eliminatoria de semifinales de Copa que enfrentó a su exAthletic, del que era capitán, contra el Mirandés en 2012. Fue su primera toma de contacto con el que ahora es su nuevo club. «El recuerdo es maravilloso, la verdad. Aquel partido en Anduva, con el estadio a reventar... fue una gesta admirable la del Mirandés y puedo asegurar que nos puso las cosas mucho más difíciles de lo que indicaba el resultado de San Mamés».

Iraola no quiso pasar por alto ayer, en sus primeras palabras como entrenador rojillo, «el agradecimiento al club y la oportunidad que me dan. Es una apuesta del Mirandés ypara uno supone una gran responsabilidad porque sabemos que tenemos un reto muy bonito e ilusionante».

¿Por qué el Mirandés? «La idea y el modelo por el que queremos apostar coincide con el del director deportivo: cada uno en su tarea, creo que podemos trabajar juntos», subraya. Respecto al modelo de juego que quiere implantar en la escuadra de Anduva, hace hincapié en que «partiendo desde la humildad, porque hemos sido el último equipo en ascender, no queremos ser un equipo cobarde, desde esa humildad queremos poder mirar a los contrarios de tú a tú y perderles, hasta cierto punto, el respeto».

Iraola sabe que «nos vamos a encontrar con nombres de equipos que el 80% de ellos han jugado en Primera División y son clubes históricos, pero vamos a apostar por un modelo de juego atrevido y queremos hacerlo en campo contrario; que los partidos tengan ritmo, transmitir desde dentro, aunque después hay unos rivales y habrá que trabajar unas variables para saber a qué atenerse cuando no podamos dominar».

Pretende ser protagonista. ¿Y acerca del modelo de futbolista? «Las fechas son las que son, el 'play off' es cuando es, acaba muy tarde, los futbolistas tienen que venir de un periodo transitorio y con las pilas cargadas, así que ahora son días para trabajar mucho. Hay muchos nombres encima de la mesa, jugadores y premura de tiempo. Nos faltan horas pero lo importante de todo es acertar. Es lo fundamental y entre todos vamos a trabajar en ello».

En breve se confirmarán los nombres de los integrantes del cuerpo técnico pero no se descarta que alguno de los que ha trabajado y contribuido al éxito del equipo la temporada pasada pueda continuar.