Borrar
Alfredo Merino acabó el choque ante el Valladolid muy descontento con la actuación arbitral. Avelino Gómez
Competición impone una sanción económica a Merino, director deportivo del Mirandés

Competición impone una sanción económica a Merino, director deportivo del Mirandés

La multa podría llegar a 602 euros tras decirle al asistente número 1 del partido ante el Valladolid: «Vaya tela de arbitraje, aquí es muy fácil pitar»

Ángel Garraza

Miércoles, 8 de mayo 2024, 20:46

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«Multa por conducta contraria al buen orden deportivo», que viene especificada en el artículo 129 del Código Disciplinario. Es lo que le ha impuesto el Comité de Competición al director deportivo del Mirandés, Alfredo Merino, tras decir éste en las puertas de los vestuarios, una vez acabado el choque ante el Valladolid, al asistente número 1 de ese encuentro: «Vaya tela de arbitraje, aquí es muy fácil pitar».

Esas palabras fueron recogidas en el acta arbitral por el colegiado andaluz Guzmán Mansilla, un árbitro que no gustó nada en Anduva al adoptar decisiones muy discutibles para la hinchada rojilla, que entendió que no midió con el mismo rasero a los dos conjuntos al margen de otras acciones dudosas , como un posible penalti cometido sobre David Vicente.

Sea como fuere, Merino se dirigió en esos términos a un miembro del colectivo arbitral. «Incurrirán en suspensión de hasta cuatro partidos o multa hasta 602 euros aquéllos/as cuya conducta sea contraria al buen orden deportivo cuando se califique como leve».

Es lo que se ha entendido desde Competición. Al no ser jugador ni entrenador y considerarse una infracción de carácter leve no se le impone castigo de partidos. Tampoco se cuantifica de forma exacta el importe de la sanción que podría llegar, como se indica, a los 600 euros.

Es el partido, el último ante el cuadro pucelano, que más incidencias en este capítulo se contabilizaron en contra del Mirandés porque un jugador fue expulsado del terreno de juego por primera vez en lo que va de curso. Nadie había emprendido antes el camino de los vestuarios por decisión arbitral.

Lo hizo en esta ocasión el centrocampista Mathis Lachuer al recibir dos tarjetas amarillas, al menos una más que discutible, tal y como dejó caer el propio entrenador, Alessio Lisci.

Un partido a Lachuer

El Comité también incluyó en la reunión cuyos acuerdos se hacen públicos los miércoles que el futbolista que está en propiedad en el club jabato (le queda otra temporada de contrato) deberá descansar un encuentro y no jugará, por lo tanto, en El Sardinero frente al Racing.

El preparador mirandesista deberá buscarle un sustituto al haber intervenido en los dos últimos partidos en el once inicial, en los que participó durante 83 y 72 minutos respectivamente. Se perdió los últimos veinte ante el Valladolid al ver la segunda cartulina amarilla después de haber protagonizado dos buenos duelos en su regreso a la alineación del técnico italiano.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios