Chema Aragón con Alfredo de Miguel. / Avelino Gómez

El club trabaja en la planificación de la próxima campaña

La renovación del entrenador y la confección de la futura plantilla centran las tareas de la dirección deportiva

TONI CABALLERO

Puede resultar extraño hablar de confeccionar plantillas y planificar temporadas cuando aún restan 6 jornadas para finalizar el curso actual, sin embargo, la dirección deportiva del Club Deportivo Mirandés ya está trabajando para diseñar el próximo organigrama rojillo. Llegar al verano con parte de los deberes hechos será importante cuando el equipo vuelva a rodar.

Entre las labores que se encuentra desempeñando Chema Aragón y su equipo, destaca la renovación del actual entrenador, Joseba Etxeberria. Son varios días con un rumor corriendo por la ciudad, el 'Gallo' está cerca de renovar, por lo que, de concretarse, sería una gran noticia tanto a nivel deportivo, su rendimiento está siendo intachable y se le daría continuidad al proyecto; como desde el plano emocional, ya que la parroquia mirandesista se ha rendido a los pies del técnico de Elgoibar y clama porque siga afincado en el banquillo de Anduva.

A buen seguro la renovación no resultará del todo sencilla. El giro que Etxebe ha dado al equipo, en puntuación y juego, ha llamado la atención de otros conjuntos de la división de plata, así que se presume que la dirección rojilla deberá seducirlo con un contrato extenso que le otorgue estabilidad en Miranda. Se trata del principal reto de Chema Aragón, el más inminente, ya que sería importante para el Mirandés poder cerrar al mister antes de que concluya la temporada y se abra la temporada de operaciones. Seguramente haya noticias al respecto en las próximas semanas.

Por otra parte, en lo referente a la plantilla mirandesista, el club cuenta con 6 jugadores con contrato para la próxima campaña: Ramón Juan, Iago López, Gelabert, Oriol Rey, Meseguer y el recién renovado Simón Moreno. La dirección deportiva deberá decidir si ofrece la continuidad a pilares fundamentales del vestuario como Liozain; Odei, que no está teniendo tanto peso como en su primera estancia en Miranda; o Álex López.

Asimismo, para entender el diseño del Mirandés de la 2022-2023 hay que tener en cuenta que, a partir de la próxima temporada, entran en juego las nuevas restricciones de la FIFAen cuanto a las cesiones entre equipos. Así, desde el próximo curso, sólo se podrán prestar 8 profesionales o recibir el mismo número. Al año siguiente la cifra bajará a 7 y, desde el 1 de julio de 2024, se limitará a seis futbolistas. Cabe destacar que el Mirandés es el conjunto de Segunda con mayor número de cedidos, tiene 15 jugadores a préstamo en la plantilla, por lo que la planificación del próximo curso se antoja más que complicada y no hay tiempo que perder.