Un club salvado por las administraciones

El conjunto albiazul acabó en el primer lugar de la clasificación del grupo cuarto de Segunda B./H. I.
El conjunto albiazul acabó en el primer lugar de la clasificación del grupo cuarto de Segunda B. / H. I.

El Decano es el primer club de España declarado como Bien de Interés Cultural; ha pasado de luchar por no bajar a hacerlo por ascender a Segunda

ÁNGEL GARRAZA

Al borde de la desaparición. Así ha estado estos años el Recreativo, el Decano del fútbol español y rival del Mirandés a partir del próximo domingo en la segunda eliminatoria del 'play off' de ascenso a la categoría de plata. Con gravísimos problemas económicos. Pablo Comas, el anterior presidente fue, incluso, condenado por la Audiencia Provincial de Huelva a tres años de cárcel por un delito de administración desleal (fue absuelto) y otro de falseamiento de cuentas sociales durante su gestión en el club onubense, entre 2012 y 2017. «Lo dejó prácticamente hundido», recuerdan hoy en día en la capital andaluza.

Hasta el punto de que el Consistorio de la ciudad expropió las acciones que tenía el mandatario, lo que generó una tremenda polvareda allí. Todo para salvar a una entidad con 130 años de historia y con 20 millones de euros de deuda. En 2015, el Recreativo bajó a Segunda B y las cuentas del equipo amenazaban con la liquidación. Para evitarlo, se consiguió que el 'Recre' fuera declarado Bien de Interés Cultural (BIC), el primer club de España que ostenta tal catalogación.

Este hecho permitió la expropiación, un hecho inédito en el mundo del fútbol mientras que las ayudas públicas que ha recibido también han sido objeto de debate en tierras andaluzas. Y es que el Ayuntamiento ha destinado más de 14 millones de euros, el 10% del presupuesto anual, a la salvación del histórico club, tal y como se apunta a este periódico.

El Recreativo estaba en venta, pero los pliegos de condiciones no hacían viable su adquisición. Así las cosas, el último capítulo tuvo lugar el pasado mes de diciembre, cuando en el Concejo se aprobó el plan de rescate de 3,8 millones de euros con el fin de evitar la liquidación inmediata del Decano. La propuesta del equipo de Gobierno contemplaba el pago por terceros de las cantidades adeudadas a trabajadores, plantilla, Federación Andaluza y las administraciones públicas, así como la creación de una línea de crédito mediante una aportación patrimonial que garantizara las partidas necesarias para terminar la temporada y hasta 2020. Aún debe 5 millones de euros a Hacienda, pero el Pleno municipal sacó adelante la propuesta ante la expectación generada en la ciudad.

El club recuperaba así la estabilidad necesaria para dejar atrás la incertidumbre en la que llevaba instalado en los últimos tiempos. Afronta ahora un nuevo escenario sin la agonía constante que lo tenía al borde del abismo. Lo que se ha traducido, antes y después, en objeto de debate político pero, por otro lado, ha sido dado por bienvenido por los 9.381 abonados que tiene a día de hoy la entidad blanquiazul. Es su récord en Segunda B.

Esta aportación municipal aprobada esta misma temporada –se insiste en que no es a fondo perdido, sino con carácter de devolución– originó un cambió radical, también en el ámbito deportivo del próximo rival del Mirandés.

De pasar a luchar por salvarse del descenso a Tercera en unos ejercicios turbulentos, como es lógico dada la situación económica e institucional que atravesaba, se ha pasado en los últimos meses a pensar solo en el ascenso a la LFP.

Tal es así que en una impresionante segunda vuelta del campeonato doméstico, el conjunto de Huelva acabó como campeón de grupo, el cuarto de la categoría de bronce, que es donde estaba encuadrado.

Terminó con 78 puntos, tres más que el segundo, el Cartagena. Firmó una impresionante recta final gracias a su impecable segunda vuelta, cuando fue el mejor equipo de los veinte de su liga al lograr 47. Son siete más, en ese tramo, que el segundo clasificado en este periodo: el Marbella. Sorprendió, por todo ello, el 3-0 en contra que cosechó en el encuentro de ida disputado en Fuenlabrada en el cruce de campeones. No le bastó el 1-1 de la vuelta frente a la escuadra de Iribas porque perdió la eliminatoria en Madrid.

La Liga, por si acaso, está pendiente de la cuentas del Recreativo ante un posible ascenso.