Los miembros de la dirección deportiva, Elvis Coca y Chema Aragón, conversan con el técnico de porteros, Anxo Martínez. / A. Gómez

El club centra sus esfuerzos en incorporar extremos y delanteros

Aragón adelanta que «tiene negociaciones avanzadas» y da «casi por cerrada» la medular a falta de que llegue un jugador

A. GARRAZA

«Cada casilla vacía tiene un nombre». Faltan puestos por cubrir, tanto por fuera, los extremos, con la llegada de otros tres jugadores para las bandas, como para reforzar la delantera, demarcación para la que se contará con otros dos efectivos más. Esa es la idea. Es en esas posiciones donde centran sus esfuerzos los miembros del área deportiva de la entidad porque, a día de hoy, solo se cuenta con Íñigo Vicente para el costado izquierdo –es donde ha jugado los dos amistosos, salvo en unos minutos del primero en Zamudio, cuando actuó por dentro en la segunda parte– y con Simón Moreno, el único punta.

«La parte de arriba está coja. Con Oriol estaría casi cerrado el centro del campo, quedaría un jugador más por venir en lo que resta de mercado y ahora sí que es verdad que me preocupa la situación que hay arriba porque del primer equipo solo tenemos a Íñigo y a Simón. Me da respeto pensar que pueda haber posibles cargas y lesiones de alguno de los dos», sostiene el director deportivo Chema Aragón ante la escasa nómina de efectivos para la parcela ofensiva.

«Cada casilla vacía tiene un nombre», responde tras ser preguntado por ello. De hecho, el director deportivo de la entidad admite que para cubrir estas demarcaciones «hay negociaciones» avanzadas en varios casos. Es en lo que se trabaja, sin facilitar nombres, como es lógico.

Es un abanico de opciones en el que ya se sabe dónde están puestas las miras: en futbolistas jóvenes con mucha proyección y que, en algunos casos, pertenecen a conjuntos filiales de clubes de Primera División que podrían dar el salto al no encontrarse estos equipos inmersos en el fútbol profesional. Los jugadores apuestan por venir a Miranda y eso ya es un paso importante.

La plantilla dispone de 15 futbolistas actualmente. ¿Con cuántos quiere empezar la Liga el próximo 16 de agosto? Prefiere no marcarse un número concreto. Pese a que reconoce que falta por llegar «un porcentaje importante para la parte de arriba, pretendemos tener el número más alto de futbolistas dentro de lo que queremos y deseamos».

Eso pasa por reforzar el ataque y por contar con los efectivos que son primeras opciones. «La semana pasada estuve negociando con Oriol en Valladolid y hay que decir que están llegando los futbolistas que uno quiere». Tal es así que –añade– «se lo dije al cuerpo técnico: a mí la derrota del último amistoso no me va a precipitar. Voy a tener la misma idea que tenía antes de este partido».

Opta por acertar en lugar de contratar jugadores a la mayor brevedad posible. Es lo prioritario, como remarca cada vez que tiene ocasión. «Lo más importante es llegar al comienzo de la temporada con toda la gente disponible», subraya el vallisoletano.

Difícil para los técnicos

Es consciente, no obstante, de que «para los entrenadores es complicado porque los futbolistas van llegando a cuentagotas. Algunos jugadores se ven obligados a tener que jugar un minutaje importante en estos primeros amistosos», de ahí que apele a la paciencia primero del cuerpo técnico, así como de los propios jugadores y de la afición.

A pesar de todo ello, incide en que «a nivel individual, estamos contentos con lo que ya ha llegado. Creo que no nos hemos equivocado con ningún futbolista. Quedan jugadores por venir para la parte de arriba y ahora, hay que compenetrar a toda la gente que hay, tenemos ya un número importante y lo que queremos es hacer un bloque fuerte y que sea competitivo».