El defensa de Leganés, de 189 centímetros, marcó dos goles la campaña anterior en Primera RFEF con el equipo de Irún. / Diario vasco

El club busca centrales y Barbu apunta al equipo rojillo

Alejandro Barbudo, de 21 años, pertenece al Alcorcón tras jugar cedido en el Real Unión la pasada temporada

ÁNGEL GARRAZA

Tienen que llegar otros tres centrales para atenerse al objetivo de contar con todas las posiciones dobladas. Como mínimo, dos más. Mientras en la dirección deportiva se hace encaje de bolillos para ajustar todas las piezas al presupuesto que tienen, además de tirar de paciencia, y se espera a la resolución sobre la situación de Aitor Paredes en el Athletic, de cuya salida se podría beneficiar el club rojillo, que es el que más interés ha mostrado en contar con sus servicios, uno de los efectivos que podría recalar para reforzar esa posición es Alejandro Barbudo, más conocido futbolísticamente como Barbu.

El eje de la zaga es una de las demarcaciones prioritarias a cubrir. Entre otras cuestiones porque solo se dispone de un solo efectivo: Álex Martín. De tal manera que el joven jugador, de 21 años, natural de Leganés, que pertenece al Alcorcón hasta el año 2024 y que jugó la temporada pasada cedido en el Real Unión, es uno de los firmes candidatos a integrar ese puesto.

Así lo avanzó el periodista Ángel García Álvarez y lo ha podido confirmar este diario. De hecho, el defensa madrileño no entrenó con el cuadro alfarero ni tampoco viajó ayer a Soria, donde el Alcorcón jugó un partido amistoso frente a Osasuna Promesas. Tal es así que en tierras madrileñas le daban anoche ya en Miranda.

La cuestión es que el futbolista mantenía vinculación con el club amarillo hasta junio de 2024. Ese ha sido uno de los impedimentos, a la vez que uno de los factores que ha podido retrasar su llegada, circunstancia que aún no se ha confirmado de forma oficial, si bien todo hace indicar que será «en breve».

Barbu coincidió en Irún la campaña anterior con los exrojillos Kijera y Alain Oyarzun. Disputó 25 encuentros, 23 como titular y logró dos goles. Se trata, según señalan quienes más han seguido a este jugador, de un central zurdo, de 189 centímetros, con proyección. En crecimiento. Con anterioridad militó en las categorías inferiores de la Segoviana, así como en La Granja. Por edad, tampoco superaría los 21 años y no se tendría en cuenta, por lo tanto, el tope fijado por la FIFA.

Al Mirandés tienen que incorporarse aún casi una decena de jugadores y hay puestos sin efectivo alguno, así que a solo dos semanas para que comience lo relevante, urge ampliar plantilla. A Etxeberria, asimismo, le vendrá bien por cuestiones obvias: para avanzar en la interiorización de conceptos y para repartir minutos y cargas de trabajo entre cuantos más futbolistas mejor.

Dentro de dos días se mide al Athletic, un rival de Primera División, y la exigencia va a ser mayor que la que ha tenido en los dos primeros encuentros. Con independencia de que el cuadro bilbaíno se presente en Anduva con jugadores más o menos habituales (mañana visita al Newcastle en Inglaterra en el encuentro más exigente de pretemporada para los rojiblancos).

Y el viernes jugará contra Osasuna. Se da por seguro que para afrontar estos compromisos, los últimos antes de recibir al bloque gijonés, habrá más efectivos en la plantilla. Es lo lógico.