Una cita para ganar en confianza

Álvaro Rey intentará profundizar por la banda si finalmente entra en el once inicial. /A. G.
Álvaro Rey intentará profundizar por la banda si finalmente entra en el once inicial. / A. G.

El Mirandés quiere ante el Lugo hacer bueno el punto de Riazor y confirmar las buenas sensaciones de los últimos duelos

ÁNGEL GARRAZA

Hay mucho en juego. Más que tres puntos. El duelo ante el Lugo (Anduva, 19 horas) es una oportunidad para sumar la segunda victoria del campeonato, la segunda como local, para hacer bueno el meritorio punto obtenido en Riazor –supo a muy poco una vez visto el partido–, para confirmar las óptimas sensaciones que ha transmitido el equipo en los dos últimos encuentros (errores y despistes defensivos al margen) y para que la plantilla del Mirandés gane en confianza, que es lo que le daría, además de los tres puntos, conseguir un triunfo en una nueva jornada intersemanal. Convencerse, en definitiva, de que es posible volver a ganar. A punto ha estado de lograrlo en los dos duelos anteriores, en los que lo mereció, pero se quedó a las puertas, sin el premio. Ya toca.

Demasiado en juego, por lo tanto, como para no intentar que la victoria se quede en Miranda en un choque 'de la Liga' del conjunto rojillo, ante un oponente que, salvo sorpresa, buscará la permanencia como máximo objetivo. Aunque solo hayan transcurrido ocho jornadas en el calendario y la de este miércoles sea la novena.

Iraola puede contar con prácticamente todo el plantel. Solo Mario Barco está descartado a causa de su rotura fibrilar. El resto, en principio, estaría disponible. El último y único entrenamiento en conjunto para preparar este duelo se llevó a cabo ayer por la tarde a puerta cerrada. El entrenador, además, no da convocatoria pero instantes antes de empezar el ensayo confirmó que, salvo Mario, todos estaban en condiciones de jugar. Solo un contratiempo en la última sesión puede hacer trastocar sus planes.

El míster, poco a poco, va encontrando al menos en algunas demarcaciones un perfil de alineación, aunque los matices de cada semana y encuentro puedan conllevar alguna variación. Hoy las habrá porque cuando comience a rodar el balón no hará ni 72 horas que se jugó el anterior compromiso. Algunos cambios se prevén, por aquello de la distinta recuperación que siguen unos u otros futbolistas.

Jugadores como Álvaro Rey o Matheus, entre otros, que no partieron desde el inicio en La Coruña podrían tener su sitio en el once inicial. Son hombres importantes por lo que pueden aportar.

Los gallegos, por su parte, vienen de perder 1-4 contra el Tenerife, por lo que buscarán quitarse la mala imagen. Los de Eloy Jiménez tienen un punto más (8) y actualmente ocupan la decimosexta posición.

Jiménez cuenta con las bajas del ex jugador rojillo Hugo Rama y de Antonio Campillo. El técnico de Hellín (48 años) convocó a 19 jugadores para el partido de Anduva, donde tampoco estará por lesión Jaume Grau, además de los ya citados y, por decisión técnica, Serge Leuko y Marcelo Djaló.

Los lucenses no están bien en casa, pero a domicilio se encuentran inmersos en su segunda mejor racha sin perder con seis empates consecutivos. Solo han perdido uno de sus últimos once partidos como visitantes (4-1 ante Las Palmas, el día 28 de abril), pero también solo se han impuesto en una de esas citas (0-4 ante el Córdoba el 14). Sus desplazamientos, en esta liga, se cuentan por empates: Elche y Oviedo (1-1) y Zaragoza (0-0).

Es probable que el entrenador rote el equipo y no se descarta que repita el sistema de cinco defensas que utilizó en La Romareda en su anterior encuentro como visitante. Un bloque que además de los exrojillos Hugo Rama (lesionado todavía), Iriome y Yanis cuenta con históricos en este club como Pita y Seoane, efectivos que siguen siendo habituales.