Chema Aragón sigue como director deportivo y la continuidad de Borja Jiménez está en el aire

Aragón y el presidente, Alfredo de Miguel, durante la celebración por el ascenso. /A. G.
Aragón y el presidente, Alfredo de Miguel, durante la celebración por el ascenso. / A. G.

El pucelano permanece en el Mirandés y el entrenador tiene ofertas, entre ellas una del Asteras griego, pero antes hablará con la dirección de la entidad rojilla

ÁNGEL GARRAZA

El ascenso y las celebraciones, bien merecidas, dan paso a las vacaciones de unos, la plantilla –que han comenzado con retraso aunque a ninguno le ha importado– y al trabajo en los despachos, que deberá ser intenso y realizarse con celeridad dado que el Mirandés es el último equipo de Segunda División que ha terminado la temporada al escalar al segundo peldaño futbolístico el último día de la campaña, cuando se cumplen los contratos. Así que a 3 de julio, las negociaciones se suceden ya con el fin de confeccionar el equipo que representará al Mirandés en su sexto ejercicio en la LFP.

De entrada, en la dirección deportiva continúa Chema Aragón. El vallisoletano (1970) ha cumplido su primera temporada al frente del área en el club rojillo –en la anterior pertenecía ya al organigrama técnico– y aunque no tenía contrato que le ligase a la entidad por otra campaña más, las conversaciones que ha mantenido con el presidente, Alfredo de Miguel, en los últimos tiempos han ido siempre encaminadas a continuar con el proyecto. Y además, ahora, con el equipo encuadrado en la Liga de Fútbol Profesional, con más motivo.

Será el encargado de hacer el equipo en su primera incursión, la de Aragón, en Segunda División como director deportivo después de que el Mirandés haya ascendido con él como responsable del departamento en su primer año en el club desempeñando esa función.

La primera tarea o, al menos, una de las que se tiene que cerrar con más prontitud –la Liga arranca a mediados del mes de agosto y ya es 3 de julio– es la contratación del cuerpo técnico que regirá los destinos del primer equipo en su regreso a la división de plata. Borja Jiménez tenía un año de contrato, que ya ha expirado.

Si bien, el hecho de que haya ascendido puede provocar que ambas partes se entiendan. O no. «Vamos a sentarnos a hablar y ya veremos», manifestó Borja Jiménez sobre su futuro una vez obtenido el premio este pasado domingo.

De Miguel sí que ha dejado entrever que es la opción que a él más le agrada en estos momentos y no ha cerrado la puerta a la continuidad del entrenador abulense. «A ver, a ver lo que pasa, me sentaré a hablar con él esta semana. No sé cómo se desarrollarán los acontecimientos», señala Jiménez.

A buen seguro que ya se han producido las primeras conversaciones después de acabado el choque en Mallorca, si bien aún no han cristalizado, lo que no quiere decir que no se plasmen en algo concreto y que su futuro no vaya a estar en Miranda.

Tiene ofertas, alguna incluso de un club griego, el Asteras, de la Primera División de Grecia, aunque no es de los conjuntos con más nombre en el país heleno (Olimpiakos, Panatinaikos, AEK, Aris, Paok...).

El hecho de que el Mirandés ocupe plaza en Segunda puede hacer variar de forma sustancial los acontecimientos y que se quede en el club donde ha conseguido su mayor hito en un banquillo desde que es técnico. Aunque antes deberá producirse el entendimiento entre las partes implicadas, entre Jiménez y Aragón y, en definitiva, con el club.

Lo que resulta evidente es que la decisión, en uno o en otro sentido, se producirá con rapidez. El sistema de 'play off' conduce a concluir la temporada el día 30 de junio, que es cuando el resto de rivales llevan ya muchos días de descanso y han tenido tiempo para tomar este tipo de decisiones.