El responsable del área deportiva asegura que tanto él como el presidente confían en el técnico y que está atento a los lesionados para mover ficha en el mercado. / avelino gómez

Chema Aragón confía en que «en la segunda vuelta, todo vaya en son de paz en el Mirandés»

El director deportivo admite que «soy muy optimista tras vivir momentos muy jodidos todos los que queremos al club»

ÁNGEL GARRAZA

Una lectura positiva quiso trasladar el director deportivo, Chema Aragón, con motivo del inicio de la segunda vuelta y del balance que realizó de una primera que ya es historia. Los últimos resultados y las sensaciones que ha transmitido el equipo invitan al optimismo. Así lo cree al resumir en una frase lo que espera del tramo decisivo del curso: «En la segunda vuelta, que todo vaya en son de paz en el Mirandés».

Se muestra convencido de que así será. «Estoy seguro de que el equipo va a ir creciendo, soy muy optimista. Aquí compro la frase que desde hace tiempo repite el míster». En la primera vuelta –prosiguió– «es verdad que hemos estado un poco despistados todos porque tanto el presidente como yo hemos tenido confianza en el trabajo diario que realiza el cuerpo técnico».

El encargado de la parcela deportiva de la entidad defendió la labor que desarrolla Lolo Escobar y su grupo e hizo hincapié en que «después de habernos visto abajo, hablando de cosas negativas que hacía años que no se hablaban por aquí, haber vuelto a ganar en Anduva a la Real Sociedad B, al Lugo, al Zaragoza el otro día... ha hecho que Anduva vuelva a ser lo que tiene que ser: un campo inexpugnable».

De cara al futuro, «lo primero que espero es que como en la primera parte de la temporada todo el mundo que quiere al Mirandés lo hemos pasado regular tirando a mal, esos momentos que han sido muy jodidos nos sirvan para que ahora, que estamos con seis puntos por encima del descenso, empecemos a valorar lo que significa para el Club Deportivo Mirandés estar en la tercera temporada consecutiva en Segunda División intentando conseguir el objetivo verdadero».

Reconoció que «es verdad que nos ha costado trabajo saber competir. Ahora estamos empezando a hacerlo. La Copa del Rey nos ha venido muy bien para que gente que estaba un poco fuera porque no tenía participación en liga se haya conectado. Hemos vuelto a hacer lo de la temporada pasada porque con el Covid, ha aparecido gente con menos participación, caché y nombre y se ganó, esta vez al Zaragoza».

Admite que es necesario seguir trabajando en «frenar la sangría de goles y las ocasiones que generaban los rivales, lo que se ha ido haciendo en el segundo tramo de la primera vuelta. Sin sacar pecho, que eso se lo dejo a los jugadores y al cuerpo técnico, el trabajo que se hace a diario es para valorar lo que tenemos y lo que queremos».

Su filosofía sigue siendo la misma traspasado el ecuador de la campaña. «No acabo de compartir con mi entrenador ni con mi presidente que es una plantilla muy joven ni lo de plantilla corta, que ha sido una retahíla toda la temporada. Sí que había falta de un puesto, central, que asumimos y a partir de ahí es una plantilla buena. Sigo pensando que es la que tiene más talento de las últimas temporadas, desde que yo estoy aquí».

Solo, añade, «hay que matizar lo que tenemos. El trabajo ahora de la dirección deportiva es estar muy atentos a cualquier circunstancia que se pueda dar y que nos pueda afectar. Al 'por si', como ocurre ahora con la lesión de César (Gelabert)».

Recordó que «se nos cayó en el anterior mercado una opción de central, posición en la que hemos estado a regañadientes, sobre todo por cómo encajábamos un número de goles» y considera que «a veces, perdemos la perspectiva de quiénes somos. Parece que tenemos que cambiar de entrenador, pero cuando yo empiezo a conocer a Lolo es en 2022 porque en 2021 todavía nos estábamos dando motivos para conocernos».

Igual sucede con los jugadores. «Ya dijimos que el equipo está en construcción desde el minuto 1 con jugadores, entrenador e ideas, todo nuevo. Ahora, lo que quiero es traer buenos futbolistas a las posiciones en las que estamos algo más cortos».