Álvaro Cervera, en una anterior comparecencia en Anduva. / A. Gómez

Cervera ve más tensión de la debida

«Presión siempre hay, pero no es agradable jugar sabiendo que un partido malo te puede complicar la vida», dice el técnico del Oviedo

ÁNGEL GARRAZA

Álvaro Cervera se hizo cargo del banquillo del conjunto carbayón hace un mes. Sustituyó a Jon Pérez, Bolo, cuando el equipo asturiano se encontraba en puestos de descenso. Ahora, su situación no se ha aliviado en exceso porque le separa tan solo un punto del pozo al que podría caer si el Mirandés es capaz de ganar mañana. «Todos los partidos, con los puntos que nos hemos dejado por el camino, son de más tensión de la que deberían tener. Presión siempre hay, es la tensión que da el saber que un partido malo te puede volver a complicar la vida. Jugar así no es agradable, pero es lo que tenemos. Queremos salir de esta situación para poder jugar más tranquilos y mejor».

Así se refirió el entrenador de Guinea Ecuatorial con motivo del choque entre el Oviedo y los de Etxeberria que acogerá mañana el estadio Carlos Tartiere. «Jugar en casa parece que te da un plus siempre, pero también de presión y de inercia a pensar que tienes que ganarlo. Eso no sabes si es bueno o malo».

Tiene claro que gran parte de la solución pasa por hacerse fuertes en su campo. «Los equipos que quieren conseguir algo, ya sea por arriba o por abajo, lo tienen que basar en su campo. Hacerlo fuera de casa es una lotería. Nos tenemos que hacer fuertes en casa, tuvimos suerte con el Málaga y ganamos el del Granada que se puso complicado. Y que lo que saquemos fuera nos ayude a un objetivo mayor».

El preparador del cuadro azulón subraya que «el Mirandés lleva una racha buena, mucho tiempo sin perder y tienen jugadores muy dinámicos. Cambiaron la defensa y les vino bien. Va a ser un equipo complicado, porque nosotros estamos obligados a sacar los tres puntos cuanto antes y eso a veces más que un refuerzo es un problema, pero es nuestra obligación. Se nos están quedando muchos puntos en el camino».

Destacó que «el Mirandés ahora juega con defensa de cinco, son difíciles de entrar y de ahí en adelante son jugadores muy dinámicos. Los cambian cada año, pero juegan por todas partes y si estás desordenado te buscan problemas. Tiene mucho mérito lo que hace cada año con tanto cambio de futbolista».