Cerca de 400 rojillos verán el derbi en un estadio del Plantío que rozará el lleno

R. C.

El Mirandés no estará solo en El Plantío aunque la presencia de seguidores rojillos será menor a la esperada. El club solicitó 850 entradas después de que el cambio en la normativa permitiera ampliar el aforo de los recintos deportivos, pero la marea rojilla no ha respondido en masa. Apenas se han vendido la mitad de las localidades disponibles, por lo que el espectáculo en la grada quedará un poco deslucido en lo que será el primer desplazamiento de la afición en casi dos años. Por el poco tiempo del que han dispuesto, las peñas del Mirandés han renunciado en esta ocasión a realizar un viaje organizado, motivo por el que los seguidores mirandesistas deberán viajar por su cuenta.

A los mirandesistas les espera un infierno en El Plantío, porque el estadio burgalés rozará el lleno. Además de los abonados, el club ha puesto a la venta el resto de localidades y ayer se habían vendido más de 2.000 asientos, por lo que habrá cerca de 10.000 aficionados en las gradas.

El encuentro ha sido declarado de alto riesgo por las autoridades competentes así que la seguridad se verá reforzada tanto en las horas previas al duelo como durante la celebración del mismo.