Once inicial en un partido anterior del equipo que juega en infantil regional. / Casco Viejo

El Casco Viejo mantiene contactos con el Alavés por el seguimiento a sus promesas

Representantes del club vasco se interesan por el trabajo que se realiza en Aquende y se reúnen con responsables de la entidad de Miranda

A. GARRAZA

El Casco Viejo es un club con historia en el fútbol base de la ciudad. Más de 40 años (desde 1981) contemplan el trabajo realizado con muchas generaciones de jóvenes que han pasado por sus filas desde su creación, una labor que ha servido para fomentar el crecimiento del fútbol en Miranda. Así como para exportar su labor más allá de las fronteras mirandesas, donde sigue captando la atención. El Alavés es ahora el club que se ha fijado en la entidad de Aquende y que, en fechas recientes, ha mantenido contactos con sus responsables.

El objetivo de estas primeras tomas de contacto no es otro que poner en común diferentes aspectos, escuchar lo que puede aportar cada club y, en definitiva, buscar fórmulas para que, llegado el caso, todas las partes implicadas salgan beneficiadas del seguimiento que se puede realizar a las promesas que juegan en los distintos equipos blanquinegros. En total, quince federados ( tres conjuntos juveniles, dos cadetes, dos infantiles, cinco alevines y tres benjamines) y sesenta niños en la escuela.

Desde Vitoria (con anterioridad también la Real Sociedad) han puesto el foco sobre los procedimientos que se pueden seguir ante el interés que puede despertar algún jugador del Casco Viejo que sea del agrado de los ojeadores que tiene el club vasco, sin que haya trascendido, de momento, que las conversaciones hayan cristalizado en algún tipo de acuerdo.

El Mirandés, asimismo, es uno de los principales interesados en el trasvase de jugadores que se puede producir entre clubes de la misma ciudad. De hecho, también se han reunido con sus representantes hace escasos días, justo antes del encuentro que desarrollaron Casco y representantes del club babazorro, para exponer sus ideas.

Desde las instalaciones José García, en cualquier caso, desean regularizar todo lo concerniente a las salidas de sus futbolistas, en este caso al fútbol base integrado en el Mirandés. Se han producido en los últimos tiempos salidas de chicos que militaban en los equipos del club de la parte vieja y esa, precisamente, ha sido una de las principales cuestiones que han abordado y se han puesto sobre la mesa en la última cita que ha tenido lugar entre los exponentes de la cantera del Casco y de la entidad que trabaja con los más jóvenes en Ence.

Al Mirandés, como es evidente, le interesa este mercado, si bien en Aquende no ven con buenos ojos que les «quiten» futbolistas, en algunos casos para jugar en equipos de inferior categoría y sin una contraprestación a cambio. Consideran que puede ser más beneficioso para todos que continúen su proyección en el escalafón más alto posible, mientras desde la SAD entienden que tienen que estar bajo su supervisión, integrados en el fútbol base de un club profesional.

Así la cosas, esta problemática (que no es nueva en Miranda) permanece enquistada mientras hay otros clubes de localidades próximas que se suman al interés por la labor que se realiza desde hace más de cuatro décadas en las instalaciones José García, ahora con 300 chavales.