Carlos Julio: «Hay que tirar de veteranía y no ser inocentes en los últimos minutos»

El defensa dominicano acumula doce encuentros de liga con el Mirandés, ocho como titular. /A. G.
El defensa dominicano acumula doce encuentros de liga con el Mirandés, ocho como titular. / A. G.

El defensa cree que «no nos va a faltar motivación pese a la ventaja que tiene el líder porque estamos a tiempo aún de ir a por el primer puesto»

ÁNGEL GARRAZA

El cuerpo técnico lo ha analizado con la plantilla porque es un hecho que se ha repetido y que ha quitado al Mirandés unos puntos que le podrían haber llevado a compartir actualmente el liderato en lugar de estar a diez de diferencia del primer clasificado. «Lo estamos comentando», reconoce Carlos Julio. El jugador rojillo extrae, al igual que el resto de componentes del equipo, una lectura que revela a continuación: «Quizás hemos sido un poco inocentes en los últimos minutos», que es cuando ha encajado goles en cinco partidos.

El lateral deja claro, asimismo, que la actual plantilla no se caracteriza ni tiene el perfil de jugadores que opten por «tirarse al suelo como muchos hacen desde el minuto uno». No obstante, acto seguido puntualiza que «tendríamos que tirar de veteranía porque unos cuantos ya llevamos muchos partidos en Segunda B y lo que debemos hacer es que no se juegue ningún minuto en el tiempo añadido».

Estima, eso sí, que lo ocurrido –la última vez, el pasado domingo– «nos ayudará a aprender de cara a próximos partidos, tanto los que restan por jugarse de la competición doméstica como por los que llegarán en las eliminatorias de 'play off' de ascenso a Segunda».

El futbolista dominicano apela a la memoria y recuerda que ya ocurrió algo similar en Estella ante el Izarra, así como en Santander, Barakaldo, Torrelavega y ante el Bilbao Athletic en Anduva. Así que con estos precedentes, no oculta que «hay que saber matar los partidos; y si no podemos meter algún gol más, tratar de ser un equipo veterano». Se muestra convencido, en este sentido, de que de cara a los próximos encuentros «vamos a mejorar, seguro, en esa faceta».

La desventaja que tiene a día de hoy el Mirandés con respecto al primer clasificado no se va a traducir en una desconexión de la plantilla. Todo lo contrario. El defensa mirandesista subraya que «no creo que nos vaya a faltar motivación por ir detrás del líder. No sé siquiera a cuántos puntos estamos del Racing, quedan muchos en juego y pueden pasar todavía muchas cosas».

Aquí expone su propia experiencia, la que le llevó a perder con sus anteriores equipos la ventaja que sacaba a sus perseguidores: «A mí, cuando estábamos en Villarreal y Marbella me pasó dos veces lo mismo. Teníamos una ventaja abismal y en la última jornada se nos escapó el liderato los dos años. Queda mucho en juego, ahora es cuando los equipos se están jugando cosas de verdad y el Racing lo va a tener mucho más difícil también para sacar sus encuentros adelante. No solo nosotros».

Así que ante el envite de este próximo domingo frente al Tudelano en tierras navarras, se trata de ir asegurando un puesto, el segundo de la clasificación, pero en el seno del plantel no se descarta aún aspirar a lo máximo en el actual campeonato. «Hay que garantizar la segunda plaza e ir a por la primera porque, insisto, todavía estamos a tiempo».

El empate cosechado a última hora en el anterior duelo, cuando los rojillos tenían los tres puntos casi en el casillero, no se ha traducido en desánimo en un equipo que, a pesar de todo, dice no renunciar a nada en los diez partidos que faltan: 30 puntos en juego.

El Mirandés, en cualquier caso, necesitaría restar al equipo de Santander más de un punto por jornada porque el bagaje entre ambos es favorable a los de El Sardinero al haber arrojado un empate la cita de Anduva (1-1) y ganar los locales en la capital cántabra por 3-2

Carlos Julio está jugando los compromisos de la Copa Federación y en las tres últimas jornadas ha sido dos veces titular frente al Calahorra y el filial bilbaíno, ambos choques disputados en Anduva. Al igual que el bloque, ha evolucionado también en el ámbito personal. ¿Cómo ve su situación? «Está siendo agridulce en el sentido personal porque no he jugado mucho en liga pero lo que importa es que el equipo esté arriba. Al final, lo importante es el 'play off' y el ascenso, no los partidos que ha jugado cada uno ni quién juega».

Carlos Julio, sin embargo, hace hincapié en que «tengo por delante a dos compañeros, Paris y Kijera, que son los que están participando habitualmente y que son muy buenos. No voy a descubrir nada. Al final, la decisión le corresponde al míster, así que toca esperar, trabajar y cuando él decida ponerme en la alineación intentar dar lo mejor».

El caribeño ha ofrecido un notable nivel en sus últimas comparecencias, lo que siempre viene bien tanto a él como al grupo porque, de esta manera, se eleva la competencia para beneficio de todos. «Bendito problema como se suele decir en estos casos. Ojalá que la decisión del entrenador sea 'tengo que poner a este porque esta mejor que el otro'. Mientras los laterales y todos los demás de la plantilla estén a buen nivel, ese no va a ser un problema para el técnico sino una virtud».

El actual sistema de juego del Mirandés posibilita una mayor proyección de los laterales. La acumulación de hombres por dentro permite dejar los carriles más libres para la incursión de los defensas, apoyados por efectivos que se ubican en posiciones más ofensivas y que también caen a las bandas de forma constante. Es un planteamiento con el que están a gusto.

«Sí que es la actual forma de jugar; se ha ido acoplando a lo largo de la temporada y sí que nos beneficia muchísimo. Tenemos muy buenos pasadores en el medio del campo. Incluso en banda y en punta, donde contamos con Álvaro Rey, un jugador que mide muy bien los tiempos a la hora de dar el pase y eso nos viene genial porque pienso que es el mejor juego que podemos desempeñar aquí».