Randelovic se estrenó como goleador frente al Amorebieta. / laliga

Un candidato al ascenso en descenso tras solo una victoria

El potente equipo madrileño ganó en la última jornada al Amorebieta en su único triunfo en las seis jornadas disputadas

Á. G.

Es sorprendente el inicio de temporada que ha protagonizado el Leganés. No ganó hasta el pasado fin de semana. En los cinco partidos anteriores no había conseguido la victoria pese a tener potencial suficiente como para aspirar al objetivo que tienen allí, que no es otro que regresar a Primera.

Venció al Amorebieta por 1-0 y sumó su primer triunfo del campeonato. Contabiliza cinco puntos (cinco menos que el Mirandés) gracias a otras dos igualadas: las que firmó en Butarque ante el Burgos, en un choque que se saldó sin goles y en Ipurua contra el Eibar (1-1) ante un rival y un campo muy complicados como aspirante que es el cuadro armero también al ascenso.

Perdió en tres ocasiones: en el estreno de la competición ante la Real Sociedad B (1-0) en el Reale Arena, en su estadio ante el Ibiza (1-2) y en El Molinón, contra el Sporting (2-1).

No presenta buenos números en el actual campeonato: solo suma cuatro goles a favor, con únicamente tres futbolistas que han visto puerta hasta la fecha: José Arnáiz, Randelovic y Sabin Merino. Todo ello a pesar del potencial que reúne el bloque blanquiazul. Es un escaso bagaje para un equipo llamado a alcanzar grandes cotas de protagonismo en la Liga. Por su parte, ha encajado seis dianas.

Antes de arrancar este fin de semana, el cuadro pepinero se encontraba antepenúltimo en la tabla, solo por delante de Amorebieta, al único que ha ganado, y de su vecino Alcorcón.

Si el Mirandés busca su segundo triunfo consecutivo por primera vez desde el pasado mes de febrero, su adversario persigue idéntico reto en la competición después de haber contabilizado solo uno entre los meses de agosto y septiembre.

«Es una oportunidad para salir de los puestos de abajo», decía en la previa Asier Garitano. Quieren en la localidad madrileña su primera victoria a domicilio en un escenario que les genera tan buenos recuerdos, tal y como han insistido durante esta semana en Leganés.

Alcanzaron la Primera División y poder disponer, entre otros, de jugadores de la talla de Braithwaite (hoy en el Barcelona) y En-Nesyri (puntal actualmente del Sevilla).

El Leganés realizó en la mañana de ayer su último entrenamiento, antes de emprender a las cinco de la tarde viaje en autobús rumbo a Miranda. La única baja confirmada es la del extremo canterano Javier Avilés. El técnico recupera a Recio y Perea, dos mediocentros que se perdieron el choque ante el Amorebieta como consecuencia de los problemas físicos que arrastraban la semana anterior.

No obstante, comparten zona del campo, demarcación, con Shibashaki y Rubén Pardo, dos futbolistas que, se prevé, continuarán este mediodía en el once inicial.

Una alineación probable puede ser la compuesta por Iván Villar en la portería. Jugó por primera vez el pasado domingo en lugar de Asier Riesgo; Palencia, Omeruo, Bruno y Javi Hernández en la línea de cuatro; en la sala de máquinas los citados Shibashaki y Rubén Pardo y más adelantados, Randelovic en la banda derecha, con Bárcenas en el otro costado, Fede Vico y Bautista como futbolista de referencia en el ataque.

Tiene alternativas suficientes como para poner en liza un once de garantías.