Candado atrás y dos delanteros en punta

Claudio y Matheus suman dos jornadas compartiendo titularidad. /A. G.
Claudio y Matheus suman dos jornadas compartiendo titularidad. / A. G.

El Mirandés encadena dos victorias consecutivas sin encajar gol por primera vez en la temporada y Borja Jiménez parece haber encontrado el equilibrio alineando a Claudio y Matheus arriba

TONI CABALLERO

«El fútbol son sensaciones», reza el ya clásico dicho que acompaña al deporte rey a lo largo y ancho de la geografía nacional desde el principio de sus días. Siguiendo el mensaje al pie de la letra, se puede aseverar que el Club Deportivo Mirandés ha vuelto a encontrar buenas sensaciones y, con ellas, un buen fútbol.

Si bien no con tanta brillantez como en las primeras salidas a domicilio de la temporada, o como en los vendavales ofensivos presenciados en Anduva en los primeros compases de competición regular, los rojillos muestran actualmente una mejoría defensiva desde la que comenzar a construir la esperanza de retornar a la categoría de plata del fútbol español.

Los rojillos consiguieron una meritoria victoria en Zubieta el pasado domingo por 0 goles a 1. El solitario gol de Hugo Rama en el minuto 72, se tradujo en tres puntos muy importantes en lo que a las aspiraciones de los de Anduva se refiere.

Los rojillos llegaron a tierras donostiarras en tercera posición del Grupo II de Segunda B y después de casi dos meses sin conseguir una victoria lejos del feudo rojillo. Pues bien, el gol del mago gallego rompió con la inercia de visitante y aúpa a su equipo hasta el segundo puesto de la tablea

Los de Borja Jiménez, que suman 33 puntos, aprovecharon el pinchazo del Barakaldo en Amorebieta, donde perdieron por 2 a 0, y el empate del Racing, el líder, en Gernika para colocarse a 7 puntos del liderato.

El Real oviedo Vetusta cierra los puestos de promoción de ascenso con 31 puntos, a cuatro del Logroñés, que vio truncada su magnífica racha de resultados en Anduva la semana pasada y no se repuso del mazazo ante el Arenas en Las Gaunas, donde empató a 0.

Retomando la actualidad rojinegra, el Mirandés sumó ante la Real Sociedad B su segunda victoria consecutiva con la puerta a cero por primera vez en la temporada. El triunfo por 1 a 0 ante el Logroñés vio prolongado su efecto en tierras vascas y se repitió idéntico resultado. Los rojillos parecen haber encontrado la tecla para cerrar la portería de Limones, condición que venía siendo reclamada por el técnico abulense desde el inicio del curso.

Con la puerta a cero, los mirandesistas sólo han de esperar su oportunidad para que la calidad del equipo marque la diferencia. En Zubieta, los de Jiménez no pasaron excesos apuros y Rama fue el elegido para romper las tablas en el marcador. Una semana antes, Sergio desniveló de cabeza.

Así, volvieron a ganar a domicilio después de tres jornadas sin hacerlo (dos derrotas y un empate), la última aconteció en Lezama ante el Athletic B. Con este último triunfo, ya son cinco las ocasiones en las que los rojillos se han vuelto con los 3 puntos desde lejos de Miranda por las 4 victorias cosechadas en el Camino de Anduva, en las 17 jornadas de liga que se han disputado.

Aclarando que se trata de una mejora colectiva del bloque, cabe destacar que hay varios jugadores que están resaltando un punto por encima en lo que va de temporada regular.

Uno de ellos, sino el que más, es Hugo Rama. El centrocampista gallego ha anotado tres goles en lo que va de liga, dos de falta directa y el último ante el Sanse de disparo raso.

Pese a no ser una de sus virtudes más reseñables, los tres tantos de Rama han ayudado al equipo a sumar 2 victorias y un empate en los encuentros ante el Athletic B, Real Oviedo B y Real Sociedad B. Por lo visto, al jugador de 22 años se le dan bien los filiales.

Hace unas semanas, comenzaron a sonar los cantos de sirena de que el Lugo, club propietario del jugador, podría recuperarlo de su cesión en Miranda dado su mal momento. Sin embargo, el jugador se mantiene tranquilo y con la mente puesta en la temporada con el Mirandés, ya que «se encuentra muy bien» en Miranda.

Otra de las variables a subrayar dentro de la mejoría del conjunto es la introducción de un sistema diferente por parte de Borja Jiménez. Ante el Logroñés, el abulense planteó un once titular con los dos delanteros centro de la plantilla, Matheus y Claudio, por primera vez en lo que va de competición.

El domingo, tal vez empujado por la baja de Álvaro Rey, repitió con los dos arietes en punta y el resultado, de nuevo, no pudo ser mejor para los intereses mirandesistas.

Son las únicas dos ocasiones en las que los dos delanteros han compartido titularidad en lo que va de curso. Durante las otras quince jornadas, el preparador optó por el reparto de titularidades, también teniendo en cuenta que el Mirandés ha de contar con un revulsivo ofensivo en banquillo y no cuenta con un tercer delantero nato. Habrá que esperar hasta el sábado para descubrir si este nuevo sistema ha llegado para quedarse o el técnico volverá a realizar variaciones en la medular.