Los entrenamientos se desarrollan en un buen ambiente. / Avelino Gómez

Habrá algún cambio, aunque «no una revolución en Girona»

Camello es la única baja esta noche entre los jugadores disponibles hasta el final de la temporada

ÁNGEL GARRAZA

La última sesión a puerta cerrada en Anduva que tuvo lugar en la mañana del viernes dio paso al viaje que la expedición emprendió en autobús a primera hora de la tarde, en la que solo faltó Sergio Camello, única baja al cumplir ciclo de amonestaciones. ¿Las novedades del domingo, con la entrada de Ramón Juan y el doble lateral por la derecha, continuarán en Montilivi? «Tenemos una baja segura, que es la de Camello. Habrá algún cambio, sí, pero ni mucho menos va a ser una revolución», indicó Joseba Etxeberria sobre el equipo que pondrá en liza a partir de las 22 horas ante el Girona.

«Los cambios que vamos a hacer van a ser con la idea de sacar el mejor equipo posible para ganar, viendo los estados de forma de la gente, los momentos de confianza, pero no habrá muchos cambios. Estamos contentos por el partido de la pasada jornada, es otro encuentro diferente y otro escenario, pero no vamos a acompañar la fiesta de nadie».

Considera que el Mirandés «se merece ganar estos dos partidos y acabar con buen sabor de boca». Además, hizo hincapié en que «sabemos que es un partido de prestigio y estos futbolistas quieren ganar en prestigio también. Ante grandes equipos de la categoría hemos jugado muy bien, incluso en su campo, y vamos con la idea de ganar allí».

«Si estamos bien, respetando siempre al Girona, y estamos acertados, podemos ganar el partido. No tenemos ese punto de ansiedad que tiene el rival, que necesita ganar para mantenerse en el 'play off', pero todos sabemos que no es lo mismo acabar en una posición que en otra, tanto a nivel económico como de sensaciones de final de temporada».

El rival empuja mucho

El Girona es un bloque que «te somete, te domina y empuja mucho, porque es un equipo de calidad y también físico. Ganador en los duelos individuales, motivación va a existir porque nos vamos a dar cuenta enseguida de que enfrente habrá un muy buen equipo y, además, necesitado. Queremos acabar la temporada con dos victorias, el equipo pasó ya el bache de resultados y el prestigio que nos daría ganar en su campo a un candidato al 'play off', es otra motivación muy grande».

Saber «sufrir» y después de «sacudirnos el chaparrón, utilizar nuestras armas, que también las tenemos». Es la receta.