Señé, Barreiro y Chris Ramos, jugadores de un Lugo en descenso que recibirá al Mirandés el 30 de octubre. / La LIga

Un calendario más benévolo, pero crucial

El equipo rojillo ya se ha medido a 6 de los 8 primeros clasificados y afronta la segunda mitad de la primera vuelta con la idea de salir del pozo

ÁNGEL GARRAZA

Es necesario tener en cuenta que se trata de una competición en la que a un partido cualquiera puede ganar debido a la igualdad existente, sin que se observen, hasta el momento, grandes diferencias entre los participantes. Si bien, una vez traspasado ya el primer cuarto del campeonato, el Mirandés afronta la segunda mitad de la primera vuelta con la idea de sacar la cabeza tras medirse a seis de los ocho primeros clasificados de Segunda División. Encara, a partir de ahora, un calendario, en principio y con todas las reservas posibles, más benévolo, que se antoja crucial para calibrar su devenir en el segundo escalafón del fútbol profesional.

Ya se ha medido al líder Las Palmas (3-3 en Anduva), al Alavés en Mendizorroza (1-0) y al sorprendente Burgos en El Plantío (2-1), los tres primeros de la tabla después de este primer tramo de la Liga. También se ha enfrentado a domicilio al Eibar (sexto), duelo que se saldó con tablas, así como al séptimo, el Sporting, y el octavo, el Granada. No conoce el triunfo ante estos adversarios porque de los 18 puntos que se han puesto en juego solo ha hecho acopio de tres, fruto de otras tantas igualadas.

Manu García se convirtió en la voz del club (la semana pasada fue Raúl Navas, el otro veterano). El vitoriano pedía el día anterior tranquilidad. Destacaba que quedaba mucho por delante, 31 jornadas, y que la zona de permanencia está a solo tres puntos. Cierto. Como que en el horizonte más próximo, hasta el mes de diciembre, se medirá a muchos adversarios instalados en la parte baja de la clasificación ante los que tendrá la oportunidad de resarcirse, algo que aún no ha conseguido tras los malos resultados que arroja su trayectoria. El equipo mirandesista es el colista y el que menos partidos ha ganado así que debe empezar a sumar puntos ya de tres en tres.

En principio, la ocasión se le presenta mañana con el Huesca como contrario. Un rival que aparece en la mitad alta de la tabla. A continuación, el fin de semana siguiente (domingo, 14 horas) tendrá lugar un duelo, asimismo trascendental, porque visitará al Lugo en el estadio Anxo Carro. Los gallegos tienen actualmente solo dos puntos más que los de Etxeberria y se encuentran en la zona que conduce a jugar en PrimeraRFEF.

Habrá después jornada intersemanal. El miércoles, 2 de noviembre, Anduva acogerá a las nueve de la noche el encuentro frente al Tenerife, duodécimo clasificado con 14 puntos, el doble que el Mirandés. El domingo siguiente, 6 de noviembre, a las dos de la tarde al igual que en Lugo, visitará a un Ibiza que merodea los puestos de descenso al ser decimoséptimo tras reunir 11 unidades, cuatro más que los rojillos.

Es, por lo tanto, otro duelo que se puede considerar 'de la liga' del Mirandés, de esos que conviene solventar de manera favorable porque se prevé que los de la isla estarán inmersos en la pelea por eludir la división inferior.

Ni que decir tiene que estos envites marcarán el futuro del Mirandés a todos los niveles. Ya a finales de noviembre y diciembre, antes del parón por las fechas navideñas, y como colofón al primer tramo de competición, Oviedo (ahora en descenso), Leganés (es el que marca actualmente la salvación), Racing (decimoquinto) y Ponferradina (decimosexto), oponentes también todos ellos ubicados ahora en los bajos fondos de la clasificación, serán los rivales ante los que cerrará el año.