Raúl Lizoain, durante un entrenamiento en Anduva, donde se volverá a ejercitar el conjunto rojillo el sábado. / CDM

Calderón y Oriol Rey siguen al margen por sus lesiones

Los dos centrocampistas continúan sin ejercitarse con el grupo y trabajan en el gimnasio junto a Gelabert y Moreno

ÁNGEL GARRAZA

La primera plantilla empezó en sesión vespertina y bajo una intensa lluvia a preparar el antepenúltimo partido que le queda en Anduva esta temporada, que le enfrentará con el conjunto de Pacheta el próximo fin de semana. El Mirandés no tiene en esta oportunidad bajas por sanción federativa al no acumular ningún futbolista cinco tarjetas amarillas, recupera a Jorge Sáenz y mantiene a los mismos inquilinos en la enfermería: Oriol Rey y Martín Calderón, los dos jugadores que han permanecido las últimas semanas en el dique seco, junto a Gelabert y Simón Moreno, para quienes ya se les terminó hace meses la temporada en cuanto a competición oficial.

Ni Rey ni Calderón participaron en la actividad grupal que se llevó a cabo días atrás, lo que motivó que no entrasen en las últimas convocatorias para afrontar los partidos. Tampoco ayer. Así que, de entrada, a la espera de comprobar cómo evoluciona la semana y si alguno se puede ir sumando al colectivo, su presencia en la citación para recibir el domingo al Valladolid es, cuando menos, seria duda.

Dado que llevan unas semanas fuera del trabajo común sobre el césped se antoja complicado que puedan ser de la partida desde el principio. Respecto a Gelabert, ya realiza trabajo en el gimnasio de Anduva. Es un paso más en su recuperación.

Meseguer y Álex López son los efectivos que han jugado en los últimos encuentros en la sala de máquinas y ambos están en condiciones de continuar siendo de la partida el próximo domingo.

Los entrenamientos continuarán hoy, a las 10.30 horas, en el campo 2. El de mañana, según el plan de trabajo, tendrá lugar a las cinco y media de la tarde sobre el mismo césped, mientras que el viernes volverán a ejercitarse por la mañana y el sábado se dará carpetazo a la preparación por la tarde, a las 17 horas, un día antes de recibir al Pucela, el domingo a las 16.15.

Bajas y dudas en el rival

El Valladolid también inició ayer su puesta a punto para encarar el duelo que jugará dentro de cuatro días en Miranda, cita para la que tendrá ausencias. La última que ha confirmado el club blanquivioleta es la del defensa Javi Sánchez.

Las pruebas han confirmado que sufre una rotura de fibras en su aductor derecho. El central madrileño, cuyas molestias en la misma zona le dejaron fuera de la convocatoria anterior, estará alejado de los terrenos de juego entre tres y cuatro semanas. El Yamiq, otro central, es seria duda. Se dio la circunstancia de que iba a comenzar el choque ante el Almería pero se resintió de una lesión anterior y no pudo participar frente al segundo clasificado.

El centrocampista Iván Sánchez permaneció al margen, mientras que Gonzalo Plata –con un proceso gripal– y Anuar –dio positivo por coronavirus antes de disputar la última jornada–, tampoco se ejercitaron.

El Valladolid tiene, además, las bajas seguras de Óscar Plano, Vallejo y Waldo, futbolistas para quienes se les ha acabado el curso antes de tiempo.