En búsqueda de refuerzos en las últimas dos semanas de mercado

Matheus partió como delantero titular en el primer partido de competición. /Dani Sánchez
Matheus partió como delantero titular en el primer partido de competición. / Dani Sánchez

La idea de Iraola contempla contar con 23 futbolistas por lo que quedarían varios refuerzos por aterrizar, que aumentarían en caso de producirse salidas

TONI CABALLERO

Al Mirandés, a día de hoy y a falta de poco más de diez días para que tenga lugar la clausura del mercado estival de fichajes, que tendrá lugar el próximo 31 de agosto, dispone de 20 piezas de la primera plantilla. Si se tiene en cuenta la predisposición de Andoni Iraola, el entrenador rojillo, a la hora de contar con una plantilla de 22 o 23 jugadores de cara a la disputa del torneo doméstico; restarían al menos dos jugadores por llegar a Miranda en las dos semanas restantes de ventana. Sin embargo, este número podría verse incrementado en caso de que alguno de los jugadores con contrato en vigor encontrase acomodo en otro conjunto.

Ya lo confirmó el de Usurbil algo más de diez días atrás: «Quedan por llegar jugadores; faltan algunos por venir porque hay bastantes posiciones que no están dobladas. Está claro que la dirección deportiva está trabajando para que lleguen cuanto antes». No es el caso de la portería, que ya cuenta con los tres integrantes planificados tras las llegadas de Joao Costa y Alberto González para acompañar a Limones bajo los palos.

Hay puestos en los que, actualmente, solo existe un jugador por puesto, de ahí que aún falta completar el plantel. Con la competición ya lanzada, Chema Aragón lidera su departamento en busca de refuerzos en la medular mirandesista y también en la delantera, donde a buen seguro residirá la tarea más compleja de la dirección deportiva. Los rojillos necesitan un tercer delantero que complemente al equipo y aporte cualidades diferentes a las de Matheus y Barco.

Sin ir más lejos, en Vallecas se pudo vislumbrar como Matheus, titular el pasado sábado, cuajó una actuación reseñable con una participación directa en el gol, ya que asistió a Rey a puerta vacía. Barco, que disfrutó de algunos minutos en el tramo final, no dejó ninguna acción remarcable. Por lo tanto, el club tratará e incorporar a otro atacante con un perfil de ariete diferente, tal vez de segundo punta y con más rapidez.

Desde que se abriese el mercado de fichajes, el nombre de Marcos André, delantero brasileño del Real Valladolid procedente de la Unión Deportiva Logroñés, ha estado muy relacionado con la órbita mirandesista. El jugador, del gusto de la secretaría técnica de Anduva, ha anotado varias dianas con el Real Valladolid Promesas, el último ante el Villa de Simancas en el Trofeo Diputación. Sin embargo, tal y como apuntan desde los medios pucelanos, la intención del club blaquivioleta es darle salida para que se foguee en una categoría superior a la del filial vallisoletano.

Cabe recordar que André, de 22 años, ha firmado un contrato por cuatro temporadas con el club de Zorrilla, por lo que todo hace indicar que, durante su primer curso como jugador del Valladolid, saldrá en calidad de cedido para continuar su progresión antes de poder retornar al primer equipo en la primera categoría.

Una baja segura y algunas más en el candelero

Con la marcha de Jon Irazábal asegurada, un jugador que se lesionó en el segundo día de pretemporada y que no ha podido lucir sus cualidades ante Andoni Iraola, el nuevo proyecto rojillo contemplarñia la llegada de entre dos y 3 fichajes más. Un delantero, un medio centro y un lateral derecho; previsiblemente, un flanco que además cuenta con la baja por sanción de Carlos Julio, el único lateral diestro de la plantilla, para el siguiente encuentro. Asimismo, Iraola no ha cerrado la puerta de salidas del todo a falta de poco más de una decena de días para el cierre de mercado. Se trata de bajas potenciales que conllevarían la incorporación de nuevos inquilinos, y viceversa.