En busca del tercer triunfo seguido

Odei Onaindia, que forcejea con un futbolista del Barakaldo, ya podrá entrar en la convocatoria tras cumplir el partido de sanción federativa. /Avelino Gómez
Odei Onaindia, que forcejea con un futbolista del Barakaldo, ya podrá entrar en la convocatoria tras cumplir el partido de sanción federativa. / Avelino Gómez

El Mirandés puede lograrlo por primera vez tras ganar a Athletic B y Tudelano

ÁNGEL GARRAZA

El Mirandés afrontará mañana la undécima jornada de la Liga del Grupo II ante la Gimnástica de Torrelavega, un choque en el que buscará por primera vez esta temporada, en su afán de progresar y de ir salvando obstáculos, el tercer triunfo consecutivo después de superar al filial bilbaíno en Lezama y al Tudelano en casa.

Nunca antes lo ha logrado, así que después de que se quedaran los tres puntos en Anduva hace siete días, un nuevo resto se le presenta ahora a una escuadra de Miranda que viajará mañana con el ánimo de no perder comba con los puestos de cabeza, que ocupan Barakaldo y Racing y a los que tiene a solo tres puntos. E, incluso, de recortar diferencias si vence en El Malecón y el dúo de arriba no lo hace este fin de semana en sus respectivos compromisos.

Un domingo en el que el conjunto rojillo se medirá a otro de los equipos recién ascendidos y que no ha empezado con buen pie la temporada. Tal es así que solo suma seis puntos y se encuentra ubicado en los puestos de descenso desde, prácticamente, que arrancó la Liga.

El entrenador del Mirandés, Borja Jiménez, advierte, no obstante, de la peligrosidad que supone medirse a los blanquiazules. «En las últimas jornadas se está consolidando y sacando mejores resultados, vienen de empatar en Zubieta y de perder ante el Logroñés por un penalti; no sé si merecieron ganar, pero perder seguro que no».

Asegura que «se está afianzando mucho como equipo de Segunda B. Están haciendo muchas cosas bien. Han realizado dos muy buenos partidos y allí en casa está claro que nos espera un partido complicado. Vienen de abajo, pero se observa una mejoría muy clara y será muy complicado ganar allí».

Acerca de cómo espera que se desarrolle el encuentro de mañana, intuye que «allí será más abierto que el que disputaron el pasado fin de semana ante la Real B». Apenas crearon ocasiones, si bien arrancaron un valioso punto ante un adversario llamado a ocupar la parte noble de la tabla.

La propuesta del Mirandés para esta cita dominical está clara. Otra cuestión será que se logre. «Ojalá podamos encontrar o, mejor dicho, saber buscar los espacios de su línea de cuatro o de su última línea. Tenemos esperanzas de poder manejar el partido y de ser dominadores en el campo», expone el técnico abulense.

Entiende que la consigna para encarar este nuevo duelo ante un oponente muy necesitado de puntos, dada su actual situación clasificatoria y que, además, juega ante su público es «estar bien posicionados y organizados en el terreno de juego y esperar nuestro momento para ir con rapidez arriba».

Insiste en que «tenemos que pensar que en todos los partidos estamos haciendo gol y creando ocasiones; tendremos nuestro momento en el encuentro», que confía en aprovechar para asentarse en la zona alta de la clasificación. Eso, unido a la acumulación de cuantos más puntos mejor, es el propósito inmediato de un equipo que lleva varias semanas ya en los puestos de 'play off'.

El bloque cántabro acaba de ascender y no está bien ubicado en la tabla pero, a pesar de todo ello, dispone de un elenco de futbolistas muchos de ellos con una dilatada experiencia en la categoría de bronce. Son veteranos e intentarán utilizar sus armas.

«Ellos tienen jugadores con mucho peso en Segunda División B; con mucha experiencia, como Cusi, Nacho, Rubén. Están muy curtidos todos en la categoría». Una circunstancia que se traducirá en que «allí nos van a apretar porque es un equipo valiente en casa y nosotros tenemos que intentar que no se sientan cómodos jugando con la gente que tienen por fuera».

Jiménez ya ha puesto en liza a 19 jugadores durante el campeonato doméstico. Han jugado todos salvo el portero Guillermo (que debutó en la Copa nada más llegar al Mirandés) y Álvaro Bravo, que todavía no se ha estrenado en competición alguna como rojillo y que arrastraba una lesión de la que ya se recuperó al ejercitarse a lo largo del último mes junto al colectivo.

La competencia en la plantilla es vista como un síntoma positivo en el cuerpo técnico. Hace a todo el equipo mejor. «No queremos perder jugadores ya en noviembre porque esto es muy largo hasta mayo», apunta el inquilino del banquillo mirandesista instantes antes de puntualizar que «no queremos regalar nada a nadie, solo los que se lo merezcan y los que trabajen durante los entrenamientos podrán entrar».

Máxime cuando los contrarios se emplean a más del cien por cien cuando se enfrentan al equipo de Miranda. Así lo reconoce, una vez más, el entrenador. «Todos los equipos ante el Mirandés se crecen, les supone un plus; lo sabemos y es algo con lo que convivimos».

Es lo que se encontrará mañana el tercer clasificado del Grupo II, que en El Malecón se medirá al tercero, pero de la parte baja de la tabla en un duelo de polos opuestos, que buscan el mismo botín: los tres puntos.

Jiménez deberá realizar hoy tres descartes en la lista

Al equipo le queda una sesión, la de esta mañana. A partir de entonces es cuando el entrenador facilitará la convocatoria con los 18 futbolistas que viajarán mañana, el mismo día del encuentro, a Torrelavega. Todos están disponibles, los 21 de la plantilla, así que Jiménez deberá efectuar tres descartes. «Ha sido una semana tranquila, hemos tenido un día más para entrenar y hacer diferentes tareas, así que estamos contentos porque ha sido una semana intensa en cuanto a la carga de trabajo que hemos hecho».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos