«Es bueno que se vean ya compitiendo»

El entrenador mirandesista defiende que el primer encuentro amistoso le viene «muy bien al equipo». /A. G.
El entrenador mirandesista defiende que el primer encuentro amistoso le viene «muy bien al equipo». / A. G.

Andoni Iraola se mostró satisfecho con la preparación de los suyos en la previa del amistoso ante el Castilla

TONI CABALLERO

Dos semanas de carreras, de intensidad creciente, de caras nuevas y no tan nuevas, y sobretodo de ilusión por el retorno del Mirandés al fútbol profesional. El conjunto rojillo última las postrimerías de la segunda semana de pretemporada, que tendrá su broche hoy, a las 20.30 horas, en el primer encuentro amistoso del verano ante el Real Madrid Castilla, en la Ciudad Deportiva de Valdebebas.

Como suele ser habitual durante el desarrollo del torneo doméstico, el técnico mirandesista, Andoni Iraola, atendió a los medios de comunicación en la previa del choque contra el filial merengue para realizar una valoración de la conducción que ha ejercido hasta el momento. En este sentido, se mostró conforme con la marcha de la preparación estival, «que sirve para acumular sesiones de entrenamiento y coge condición física» y, sobretodo, «que no haya muchos percances físicos ni lesiones». Respecto a este apartado, subrayó el caso concreto de Jon Irazábal, que sintió molestias en el cuádriceps en el tercer día de entrenamiento.

Tras varias jornadas de práctica consecutivas, llega el momento de que los jugadores comiencen a competir, aunque de forma amistosa, en un choque que servirá a su propósito dentro de la planificación. «Es bueno para ellos que se vean ya en un partido, más cuando es frente a un rival de un gran nivel como el Castilla. Para algunos jugadores va a ser bastante exigente desde lo físico porque no tenemos los suficientes jugadores para poner dos equipos y tendrán que disputar el partido completo. Pero, en definitiva, es bueno que se vean ya compitiendo», aseveró Iraola.

En otro orden de cosas, el Mirandés también vive inmerso en un mercado de fichajes convulso en el que los 22 conjuntos de la Liga 1|2|3 compiten por reforzarse cuanto antes de cara al inicio de la competición. Con la llegada a préstamo de Enric Franquesa, el club rojillo suma seis incorporaciones, una cifra reseñable que, a buen seguro aumentará en los próximos días. La plantilla continúa creciendo, lo cual se torna en un aspecto importante a la hora de que el preparador de Usurbil pueda ir trasladando los conceptos futbolísticos que desea a sus pupilos.

Así, en relación a las próximas operaciones que realice la dirección deportiva, manifestó «desde el punto de vista egoísta del entrenador, que estén cuanto antes para trabajar con ellos los aspectos tácticos». Sin embargo, también aprovechó para subrayar que «tenemos que trabajar todos en equipo y ser conscientes de las circunstancias que tenemos».

El Mirandés aún no conoce su limite salarial para la temporada entrante, lo hará a principios de la próxima semana, pero se situará con total seguridad en la mitad para abajo de la tabla, según adelantaron los emisarios de La Liga que visitaron la ciudad el pasado jueves. Este contexto dificulta la llegada de futbolistas con mayores pretensiones económicas, por lo que los jugadores cedidos se erigen como una opción más que interesante.

El Mirandés ya ha logrado cuatro préstamos (Merquelanz, Guridi, Matheus y Franquesa) y el nombre de Iñigo Vicente, del Athletic, reviste mucho interés por parte de la dirección deportiva. Pero, hasta ahora, se encuentra realizando la pretemporada con el primer equipo del club vizcaíno, que aún no le ha confirmado que no vaya a contar con él para el próximo curso según informan desde el entorno del extremo. «Dentro de unos días igual podemos tener acceso a jugadores que ahora mismo no, hay que comprender la situación de todos», añadió el entrenador mirandesista, que posiblemente se encuentre a la espera de ciertas piezas que aún no cuentan con el permiso de sus equipos para salir a través de una cesión o de otros que no han rescindido con sus escuadras.

Pese a contar con un papel protagonista, tal vez el de mayor peso, dentro del organigrama de la entidad de a orillas del Ebro, Andoni Iraola es consciente de que la confección de la plantilla es una labor colectiva. El director deportivo rojillo, Chema Aragón, cuenta con la opinión del técnico a la hora de incorporar efectivos, tanto es así que frenó sus operaciones hasta la contratación del preparador. Pero Iraola también expresó un gran respeto hacia el trabajo del máximo responsable de la dirección deportiva.

«Es importante acertar en la toma de decisiones y en los jugadores que lleguen», sentenció Iraola tajantemente en la previa del encuentro de Valdebebas, así como esgrimió que, desde su rol dentro del funcionamiento de la entidad, «me tengo que adaptar y trabajar tanto con Chema como con el club». De esta manera, el Mirandés afronta su primer encuentro de preparación a menos de un mes para el inicio del curso.