Roger Brugué celebra el gol que marcó en el duelo ante el Málaga. / A. Gómez

Brugué: «Soy mejor jugadortras ir cedido al Mirandés»

El extremo admite que «estoy supercontento de la decisión que tomé de venir a este club porque vuelvo mucho más preparado»

ÁNGEL GARRAZA

La valoración realizada por Roger Brugué de su paso por el Mirandés es «muy positiva». En el club han aprovechado las sensaciones con las que el extremo catalán deja el equipo rojillo para transmitir sus mensajes de cara a posibilitar este verano la captación de más efectivos en calidad de cedidos. La competencia aumenta en Segunda División porque cada vez son más los rivales que intentan seguir y copiar, al menos en parte, su modelo de atraer a jóvenes promesas. A modo de publicidad, los jugadores que abandonan Miranda no dudan en alabar las condiciones que se dan para que los futbolistas con proyección vistan de rojo y negro.

«Muy contento. Ha sido el primer año que he disfrutado de Segunda División, he tenido mucha participación, he marcado goles (8), dado asistencias y he disfrutado tanto de la categoría como del club», mantiene el de Girona.

Y es que aunque debutó en la categoría de plata con el Nàstic de Tarragona su participación por aquel entonces fue muy escasa: solo siete partidos como titular la campaña 2018/19, que concluyó con el descenso del cuadro catalán.

Reconoce que ya tenía una primera impresión positiva para recalar en el Mirandés. «Tenía una buena imagen porque coincidí con Franquesa y Malsa, quienes ya me comentaron lo que vivieron aquí; me llevo una imagen increíble».

Brugué confiesa que «he estado a gustísimo con la afición y con toda la gente: la decisión de venir al Mirandés cedido ha sido brutal porque he conseguido todos mis objetivos. Y vuelvo siendo otro jugador, mucho más preparado; estoy supercontento de la decisión que tomé en su día».

Cuestionado sobre qué diría a los jóvenes con proyección que se están planteando jugar en el Mirandés, responde que «les diría que no se lo piensen, que es un club que confía en la gente joven, en los cedidos y el ambiente es perfecto para crecer futbolísticamente porque no existe la presión que puede haber en clubes más grandes a nivel histórico y con más exigencias».

Tiene claro que «aquí se trabaja muy bien» y asegura que «no tendría ninguna duda de volver si me encontrara en la misma situación: te ayudan mucho y nos facilitan mucho el trabajo», afirma tras haber jugado con asiduidad.