Borja Jiménez prioriza llegar bien al 'play off' antes que el puesto en la clasificación de la Liga

El entrenador del Mirandés tiene muy claras sus prioridades. /A. G.
El entrenador del Mirandés tiene muy claras sus prioridades. / A. G.

«Con pocas opciones de ser primeros, si tengo que elegir prefiero llegar en buen tono físico y con óptimas sensaciones antes que ser segundos», afirma el técnico rojillo

ÁNGEL GARRAZA

Restan siete jornadas del campeonato de liga, el primer puesto está casi inalcanzable y la participación del Mirandés en la fase de ascenso está prácticamente garantizada a falta de que lo confirmen las matemáticas. En esta situación, ¿qué prioriza el entrenador rojillo, llegar en las mejores condiciones al 'play off' o quedar lo más arriba posible en liga y asegurar la segunda plaza? Borja Jiménez lo tiene muy claro: «Llegar a finales de la mejor manera posible», asegura sin dudar.

Al fin y al cabo, una vez que la clasificación para continuar la temporada a partir del fin de semana del 25/26 de mayo está a punto de certificarse, es en las eliminatorias siguientes cuando se decidirá el futuro deportivo del equipo y, por lo tanto, del club. El preparador mirandesista argumenta, en este sentido, que «sin la opción de ser primeros o con muy pocas opciones de serlo lo importante en el 'play off' es llegar con buenas sensaciones y con buen tono físico».

Y es que las propias características del Mirandés de la presente campaña hacen que no sea tan fundamental jugar los partidos de vuelta en casa, que es lo que sucederá si queda en la segunda posición. A lo largo de toda la competición regular han quedado demostradas las muchas virtudes y las cuestiones menos positivas que caracterizan al bloque rojillo y que hacen prever que el equipo de Miranda se podría desenvolver muy bien si el segundo encuentro es a domicilio.

«Nos da igual. Tenemos un equipo que, incluso, diría que a lo mejor es preferible jugar la ida en casa y la vuelta fuera por cómo se ha mostrado durante todo el año y por lo inconsciente que es muchas veces. Quizás, si no tiene la responsabilidad de jugar la vuelta en nuestro campo, nos venga hasta mejor, así que si tengo que elegir prefiero llegar a tope en mayo con independencia del puesto que ocupemos», precisa el técnico.

Tampoco hay que olvidar que el último ascenso y el primero a la LFP se rubricó en Mallorca y que a lo largo de la historia, sobre todo la más reciente de la entidad, la hinchada rojilla se ha quedado con la miel en los labios en numerosas ocasiones a pesar de jugar el encuentro decisivo en Anduva tras regresar con resultados favorables de la ida.

El equipo es de calidad y también joven. «Se lo digo a ellos, tenemos una plantilla de inconscientes, de no ser conscientes de lo que se juegan cada domingo y de lo que están haciendo. Es gente muy joven, muy valiente, atrevida, que está empezando en esto del fútbol y que tiene mucha hambre. Responde al perfil de plantilla que tenemos».

De tal manera que son los futbolistas veteranos del plantel «los que nos dan ese poso, haber vivido ya momentos como los que vamos a vivir desde mayo, pero también puedo decir que se están impregnando de esa juventud que tenemos, algo que nos va a venir bien a todos».

Mientras llega el momento de la verdad, restan siete jornadas para competir y preparar de la mejor manera posible la entrada en la fase de ascenso. «Queremos recuperar el tono que hemos tenido semanas atrás», apunta. La primera oportunidad, una vez que se ha vuelto a la normalidad sin encuentros entre semana, se presentará mañana en el Municipal ante el Leioa, un equipo que le suele costar superar al Mirandés como así lo demuestran los últimos precedentes. «A ver si somos reconocibles en nuestro juego y dominadores porque el otro día no lo fuimos en muchas fases del partido».