Bolo: «Nadie nos ha sometido tanto como el Mirandés»

ADG

El técnico del equipo berciano reconoció que el Mirandés mereció más en El Toralín, pero hizo suya la frase «el fútbol es así». El técnico bilbaíno recordó que el viernes ya había advertido de la calidad de los rojillos y que ha habido otros partidos en los que pasó lo contrario, que su equipo mereció más y se fue con poco o nada, como en Burgos.

«Ganar siempre es importante, y sufriendo mucho más. La suerte que nos faltó otras tardes nos ha sonreído esta vez. Es el equipo que más nos ha sometido en nuestro campo. El Mirandés se merecía mucho más, pero el fútbol es injusto. Desde el principio del partido vi que al equipo le faltaba una marcha y que no estábamos frescos».

Bolo no tenía problemas en reconocer que «el portero nos ha mantenido en las muchas veces que han llegado al área y ha aparecido una de nuestras estrellas para ganar el partido tras una gran jugada de Paris. El Mirandés nos ha metido atrás y no supimos cómo meterle mano».

El entrenador local resaltó que su equipo nunca se vino abajo, ni cuando parecía que podía hacerlo tras el empate y el sometimiento del que estaba siendo objeto por parte del rival. «Hemos ganado y nos hemos aferrado porque es nuestra forma de ver los partidos. Tras el gol suyo tuvimos que dar un paso adelante, tuvimos la de Yuri al palo, pero sufrimos, aguantamos y esperamos nuestro momento. Dimos un paso adelante tras el gol. Nos siguieron apretando y estuvieron cerca del hacer el segundo, pero Amir nos ha mantenido».

El preparador de la Ponferradina incidió en la idea de la importancia del triunfo y de que su equipo no llegó fresco al partido. «No concebimos el fútbol sin tener que trabajar los partidos hasta el último momento. Son tres puntos importantísimos y tenemos que aprender de los errores cometidos. No llegamos bien de piernas y estuvimos muy bajos ante un equipo que juega bien al fútbol. Sabemos que las rachas se rompen pero vamos a intentar aprovechar la actual hasta el final de la primera vuelta», afirmó.