El defensa madrileño (21 años) debutó en Segunda con el conjunto rojillo este pasado fin de semana. / Avelino Gómez

Barbu asegura que «nunca he pensado que el míster no contaba conmigo»

El central, que disputó como titular sus primeros minutos ante el Huesca, mantiene que se encontró «muy cómodo en el campo»

ÁNGEL GARRAZA

La novedad sobre la que trabajó el cuerpo técnico durante los días previos fue la inclusión de Alejandro Barbudo, Barbu, en el equipo, lo que posibilitó que el defensa disputara sus primeros minutos como futbolista del Mirandés. Y, además, lo hizo como titular en una línea de tres centrales, con Raúl Parra por la derecha y Salinas por la izquierda ejerciendo de carrileros. Fue un estreno agridulce porque no pudo culminar la satisfacción personal por jugar en el duodécimo encuentro con una victoria en el ámbito colectivo.

¿Han sido semanas duras tras ver que el cuerpo técnico no contaba con Barbu en las once jornadas anteriores?, se le preguntó. «No, al revés. No he pensado nunca que el míster no contaba conmigo, sino que si decidía poner a otros compañeros y hacía otras cosas es porque pensaba que era lo mejor para el equipo y cada partido», añadió.

El zaguero de Leganés (21 años) que recaló en el club este verano al firmar un contrato válido por tres temporadas, restó trascendencia al hecho de no haber debutado hasta este pasado fin de semana. Tal es así que era el único miembro de la plantilla disponible, no lesionado, que faltaba por estrenarse como mirandesista después de más de dos meses de competición. «Me dedico a trabajar, a esperar y a aprovechar mi oportunidad», respondió con humildad.

Confesó que su relación con Etxeberria «es siempre buena. Creo que es un míster muy cercano, cuando me tiene que ayudar me ayuda y estoy muy contento con él. Yo trabajo y el míster es el que toma las decisiones. Si hasta este partido no ha decidido ponerme es porque pensaba que el equipo necesitaba otra serie de cosas. Tenemos que trabajar para que cuando lleguen las oportunidades las podamos aprovechar».

Respecto a cómo fue, contra el Huesca, su debut tanto con el Mirandés como en Segunda División, indicó que «trabajo en el día a día, en cada entrenamiento para que el entrenador pueda contar conmigo; intento hacerlo lo mejor posible». Dicho esto, aseguró que «me he encontrado muy cómodo dentro del campo. Las cosas y la prueba que se ha hecho con los tres centrales salieron bien, aunque está claro que habría estado mejor si el equipo se hubiera llevado los tres puntos».

¿Cómo está el grupo tras un nuevo varapalo, en forma de empate pero que supo a derrota por cómo fue el desenlace? Sostiene que dolido y, a la vez, reafirmado en lo que se está haciendo tras partidos como el del sábado o el protagonizado en Ipurua.

«El vestuario no está contento, obviamente, pero está convencido de que esta situación se va a sacar adelante porque tiene claro que la dinámica del día a día, del trabajo diario, es buenísima. Estamos convencidos de que se va a sacar y vamos a salir».

El último choque, pese al sabor amargo de recibir la diana en la última acción, debe invitar al optimismo. Así lo cree el madrileño. «Fuimos superiores, pero hay veces en las que si no materializas las ocasiones que tienes, al final eso te penaliza, como pasó con el gol en el último minuto. Tenemos que seguir insistiendo en los próximos partidos».