Raúl García y Pinchi se erigen como las grandes armas ofensivas de un equipo que quiere derrumbar el muro burgalés y traerse la victoria a Miranda. / avelino gómez

Al asalto rojillo de un fortín hasta el momento inexpugnable

El Mirandés visita El Plantío (18.30 horas) para medirse a un Burgos que no ha encajado ni un solo gol en 10 jornadas

TONI CABALLERO

La rivalidad entre Burgos y Mirandés nació en el pasado siglo. Las ya manidas desavenencias por motivaciones políticas sumadas a la situación geográfica de los dos enclaves son ingredientes habituales en los piques y debates entre ambas aficiones. Sin embargo, pese a que el mundo futbolístico suele absorber e impulsar la toxicidad rutinaria d

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores