Ramón Juan sigue en el club y a Lizoain se le acaba el contrato. / A. Gómez

Arrancará un mes antes de la Liga

El equipo rojillo iniciará, posiblemente con Simón Moreno, el trabajo el lunes, 11 de julio, para preparar un curso que empezará el 12 de agosto

ÁNGEL GARRAZA

Cuarenta y cuatro días después del último encuentro disputado ante el Fuenlabrada volverá al trabajo el Mirandés en las instalaciones de Anduva. Lo hará el lunes, 11 de julio, después de que la competición concluyera el pasado viernes, 27 de mayo. Casi mes y medio de periodo vacacional es lo que disfrutarán futbolistas y técnicos que tienen confirmada su continuidad en el equipo rojillo. De momento, siete jugadores. Todos llegarán con las 'pilas cargadas' para encarar una nueva temporada, tan exigente o más como todas las anteriores.

Es de suponer, salvo contratiempos de última hora, que Simón Moreno, lesionado del ligamento cruzado en Zorrilla el mes de noviembre, podrá volver al equipo al mismo tiempo que el resto de efectivos que integrarán en julio la plantilla. En las últimas jornadas de la campaña ya concluida realizó carrera continua en los anexos con el fin de dar, de esta manera, un paso más en su recuperación. Se cumplirán ocho meses desde que sufrió la tan temida lesión, que es el tiempo estimado de parón, por lo que podría regresar al grupo.

Más dudas ofrece, para esas fechas, Gelabert. Se lesionó justo dos meses después, en la víspera del día de Reyes, en el transcurso del choque de Copa ante el Rayo Vallecano, de ahí que solo habrán pasado seis meses desde entonces y quizás aún no esté apto para formar parte del colectivo.

Avanzado el mes de julio es cuando comenzará a trabajar la plantilla del Mirandés para encarar la próxima temporada. Lo hará un mes antes de que arranque la Liga, cuya primera jornada está prevista para el fin de semana del 12 de agosto.

Los clubes van anunciando cuándo empezarán sus pretemporadas y, en este caso, el Mirandés es uno de los que iniciará más tarde la actividad. Solo cuatro semanas antes de que se levante el telón de la competición. Quizás porque el 'modus operandi' que sigue el Mirandés en política de fichajes hace que a primeros de julio haya, por regla general, un número escaso de efectivos para completar unos entrenamientos acordes a las exigencias que tiene cualquier plantilla profesional de la categoría de plata.