El área deportiva trabaja para incorporar seis defensas como mínimo a la plantilla

A. G.

El Mirandés, de momento, se ha reforzado para la próxima temporada con dos jugadores, Roberto López y Raúl García de Haro, un centrocampista de talante ofensivo y un delantero centro. La medular, con futbolistas que manejan diferentes registros, es la zona con más efectivos disponibles a día de hoy en una plantilla a la que aún falta por llegar más de una docena de jugadores. La mitad de ellos, defensas.

Se trata de la línea más desguarnecida cuando acaba de arrancar el mes de julio y faltan nueve días para que el plantel de Joseba Etxeberria arranque una pretemporada que se prolongará durante un mes que, esta vez, comprenderá cinco semanas.

Iago López es el único efectivo con contrato en vigor que ocupa la demarcación de defensa. De ahí que, como mínimo, el área deportiva de la entidad deberá sumar otros seis futbolistas, habida cuenta de que su objetivo siempre es doblar posiciones.

Disponer de dos jugadores por puesto. Ahora, solo cuenta con un lateral diestro, que la temporada anterior permaneció a la sombra de Sergio Carreira, el titular en ese flanco que vuelve al Celta al haber estado cedido por el club vigués.

Recalarán, por lo tanto, además de otro zaguero para ese costado, dos laterales en este caso izquierdos y, al menos, tres centrales. No obstante, en los últimos años la idea ha sido completar el eje de la defensa con un total de cuatro.

En función de cómo transcurra el mercado de fichajes se sumarán, en este sentido, seis o bien siete defensas. Prácticamente toda la zaga. Que se tendrá que completar con otro cancerbero al permanecer solo Ramón Juan con contrato.