«El apoyo de Anduva es determinante»

El entrenador del Mirandés, Borja Jiménez, y su ayudante, Álex Martínez. /A. G.
El entrenador del Mirandés, Borja Jiménez, y su ayudante, Álex Martínez. / A. G.

Jiménez quiere aprovechar que «jugamos ante nuestra gente parair a Huelva con total confianza»

ÁNGEL GARRAZA

La segunda eliminatoria por el ascenso a Segunda División entre el Mirandés y el Recreativo se pondrá en marcha mañana y lo hará en Anduva. Borja Jiménez insiste en que no es tan decisivo jugar primero en casa o fuera. Pero sí tiene clara una cuestión: el conjunto rojillo debe hacer valer más que nunca el empujón que, a buen seguro, le dará su hinchada.

«Ya lo habíamos hablado, creemos que es un equipo al que le da igual jugar en casa o fuera la vuelta o la ida. Ahora, nos ha tocado al contrario y sí que es verdad que tenemos que aprovechar, como hicimos el otro día, el apoyo de toda nuestra gente, de Anduva, que para nosotros es determinante. Lo que pasa es que, a diferencia del otro día, ahora hay que sacar un buen resultado en la ida para ir a Huelva con total confianza», recalca el entrenador mirandesista.

Asegura que «el ambiente que se vivió el otro día en Anduva y después de terminar el partido, nos ha ayudado a ganar en confianza, a sentirnos muy queridos por la gente tras el reconocimiento que tuvo con el equipo. Eso es muy importante a nivel anímico; ojalá hagamos dos buenos partidos para llegar a la final por el ascenso, que es a lo que aspiramos desde hace once meses».

De momento, el cruce de semifinales mide a un equipo, el de Miranda, que llega tras eliminar al Atlético de Madrid B en la ronda inicial, con el Recreativo, que se presenta tras perder la de campeones y la posibilidad de ascender con pasar solo un emparejamiento. Se ha esfumado esa opción y ahora, los onubenses deben superar otras dos si quieren jugar en la LFP.

«Sí, estoy seguro de que sí les puede afectar. Cuando caes en la primera eliminatoria, y de la manera que se hizo, es un palo anímico para todo el mundo, está claro que ellos tienen que decir que no pasa nada, que todo está bien pero estoy convencido de que para el jugador y para todo el mundo tener que reengancharse después de perder un ascenso es complicado», mantiene el míster abulense.

Venían –añade– «de muchísimas semanas sin perder, una vuelta entera (22 jornadas) y al final, tienes que reengancharte. Nosotros, a seguir con el plan y sabiendo que va a ser un partido de 180 minutos, como lo fue la eliminatoria pasada. Hay que llegar en buenas condiciones a cada tramo del duelo».

El hecho de perder por 3-0 en Fuenlabrada después de ser el mejor visitante de toda la categoría y el menos batido del Grupo IV puede hacer que los albiazules lleguen a Miranda con más precauciones. «Creo que la experiencia que tuvieron en Fuenlabrada les habrá ayudado para afrontarlo de otra manera, no sé si más o menos defensivo, pero estoy seguro de que no van a dejar escapar la eliminatoria en el partido de ida, creo que habrán sacado una lectura muy clara de lo que pasó en Madrid. Y tendrán que venir con otras expectativas para que no ocurra lo mismo».

Acerca de qué es lo que valora más, si no encajar o meter el mayor número de goles (es evidente que si se puede, las dos opciones a la vez son perfectamente válidas), hace hincapié en que se trata de «ganar». Es lo más importante para Jiménez. «Tenemos que hacerlo ante nuestra gente, terminar con buenas sensaciones y afrontar la vuelta allí con confianza, en un ambiente que todos queremos y que motiva mucho».

Porque está convencido de que el emparejamiento se decidirá en el Colombino. «Creo que ninguno de los dos equipos somos conscientes de que se va a resolver en la ida, así que será una eliminatoria abierta en todo momento, sabiendo que son 180 minutos en total».

La principal baza del adversario es Caye Quintana. Su delantero y pichichi, un futbolista al que conoce a la perfección. «Coincidí con él en Valladolid, le tengo muchísimo aprecio, él también a mí, hablamos la semana pasada para desearnos suerte antes de las eliminatorias. Está haciendo un año muy bueno, ha sabido adecuarse mucho a lo que necesitaba el equipo, aprovechar sus virtudes y sus números están ahí. Me alegro mucho por él porque le tengo especial cariño, pero que se esté quieto 180 minutos».

Y a nivel defensivo, destaca del 'Recre' «a Isra (Puerto) conocido por todos, tanto Iván como Jesús Valentín son jugadores que han estado en Segunda A hasta hace dos días; Pablo Andrade es muy joven, un lateral que estuvo conmigo en Bouzas y que va a dar mucho de que hablar. Es el mejor visitante de la categoría, será un encuentro muy competido, sin margen al error y el que menos se equivoque será el que se lo lleve».