Antonio Iriondo e Imanol Idiakez encabezan las quinielas para el banquillo

Idiakez comenzó la temporada pasada entrenando al Real Zaragoza. /E. C.
Idiakez comenzó la temporada pasada entrenando al Real Zaragoza. / E. C.

La dirección deportiva del club intensifica el trabajo para contratar al técnico que lidere el nuevo proyecto en Segunda División

TONI CABALLERO

Los días transcurren, se acerca el inicio de la pretemporada y el Mirandés aún afronta una gran cantidad de trabajo por realizar en el apartado de incorporaciones. Mientras hay jugadores que van renovando con la disciplina rojilla, y otros van sonando con fuerza para llegar a Miranda, la secretaría técnica liderada por Chema Aragón centra casi todos sus esfuerzos en la contratación de un entrenador que ocupe el sitio de Borja Jiménez. En este sentido, se espera que en los próximos días se pueda concluir con éxito la negociación que desemboque con el líder del nuevo proyecto rojillo en Anduva.

Si hace unos días, tal y como indicó este medio, fuentes del Mirandés aseguraban que las posibilidades de que Aitor Larrazabal ocupase el banquillo del club rojillo eran «superiores al 90%», en estos momentos, dos nombres parecen haber igualado, e incluso superado, al técnico vizcaíno en las quinielas para ocupar el banco rojinegro. Un giro inesperado de acontecimientos.

Uno de ellos es Imanol Idiakez, exjugador de la Real Sociedad y del Burgos, entre otros, y hermano de Iñigo Idiakez, clásico ariete del club donostiarra en la década de los 90. Como entrenador, tiene una amplia experiencia en los banquillos, comenzó a entrenar al filial de la Real Sociedad y más tarde, dirigió en equipos como el Real Unión de Irún, el Guijuelo, Poli Ejido, Toledo y Lleida, todos en Segunda División B.

En 2016, tras perder en la tanta de penaltis una eliminatoria de ascenso a Segunda División siendo entrenador del Lleida, emigró a Chipre para convertirse en el entrenador del AEK Larnaca de la Primera División de Chipre. En junio de 2018, se convirtió en el técnico del Real Zaragoza, pero fue destituido a las diez jornadas debido a una grave crisis de resultados. La experiencia en el fútbol profesional le llegó de la mano de la gran presión de la capital aragonesa para retornar a Primera. El pasado 15 de enero, volvió al banquillo del AEK Larnaca para sustituir a Andoni Iraola.

Idiakez cuenta con la ventaja de conocer el fútbol de la zona, así como de mantener una buena relación con clubes del norte peninsular, sobretodo la Real Sociedad, donde trabajó en la cantera, que podrían llegar a ceder a algunas de sus joyas al Mirandés con el ánimo dotarles de un crecimiento en el fútbol profesional. Asimismo, el técnico donostiarra volvería a instalarse cerca de su ciudad y podría liderar un proyecto mucho más humilde que el del Zaragoza, pero también con mucha menos presión a la hora de implantar sus ideas y de contar con cierta dosis de paciencia. Sin embargo, desde el club rojillo no se confirma ni se desmienten contactos en busca de trabajar con tranquilidad

Por otro lado, desde hace escasamente dos jornadas, un nuevo nombre ha golpeado fuertemente la mesa para colocarse como el gran favorito al banquillo mirandesista, y no es otro que Antonio Iriondo. Nacido en Moscú pero con lazos con el País Vasco, inició su andadura como entrenador en el Móstoles en la década de 1990. Ascendió con el Rayo Majadahonda a Segunda B por primera vez en el 1994 y posee experiencia en más de una docena de equipos de Segunda B, casi todos del entorno madrileño.

Tras siete años liderando al Rayo Majadahonda, su último equipo y con el que consiguió el ascenso a Segunda hace dos años, decidió renunciar en junio tras el descenso del equipo. A su favor juega que sabe liderar proyectos de equipos humildes y que su perfil encajaría con el de un técnico experimentado. Además, continuaría con la línea de juego implantada por Jiménez.