Andrés y Mario Barco se congratulan por el estilo de juego del Mirandés

Ayer fuero presentados oficialmente. /Paula González
Ayer fuero presentados oficialmente. / Paula González

El medio y el delantero aseguran en su presentación que están muy a gusto en el equipo tras sus primeros días en la ciudad y en el club

ÁNGEL GARRAZA

Ambos futbolistas llevan varias semanas en Miranda, han jugado amistosos con el primer equipo y encaran con ilusión el estreno del Mirandés en el regreso del club a Segunda División, un hecho que se producirá el próximo sábado en Vallecas. «Desde el primer momento que llegué aquí, tanto Chema (Aragón), como por parte del club y de los compañeros la acogida ha sido impresionante. Estoy muy cómodo, me siento bien en la ciudad, en el club y en el vestuario», indicó Andrés, palabras que fueron asumidas por Mario Barco en la presentación de ambos como efectivos rojillos.

«Soy de Calahorra, sabía que me iba a costar poco adaptarme y se nota en el ambiente. Enseguida se comprueba la humildad, lo sencilla que es la gente, así que creo que puede ser un buen sitio para que pueda sacar mi mejor nivel», expone el punta.

«Me gusta tener el balón, ser dinámico, poder llegar al área y defensivamente, ponerme el mono de trabajo y ayudar al equipo en lo que necesite», revela Andrés a la hora de hablar de su estilo individual. «Mi cualidad principal y mi base es el trabajo, intentar contagiar a los compañeros, sacar adelante las situaciones difíciles y estar cerca del área y aprovechar las ocasiones, que suele haber pocas en Segunda División», apunta Mario.

Los dos miembros de la plantilla aseguraron que se sienten «muy cómodos en el equipo» y con el planteamiento que propone Iraola. «A la hora de atacar, el míster quiere tener el balón, ser protagonista del partido y para defender ir a por el rival desde el primer momento y ahogarle para que no salga de esa presión», mantiene el centrocampista que llegó desde el Granada B.

El ariete que estuvo en el Cádiz el pasado curso afirmó que «me gusta la presión alta, robar balones lo más arriba posible. Además, por las características nuestras, de los delanteros, creo que vamos a conseguir robar muchos y puede ser una opción muy buena para hacer goles. Creo que la idea de juego y del fútbol de Iraola es con la que más identificado me siento de todos los entrenadores que he tenido, además de la forma de gestionar el grupo también. La verdad es que estoy muy contento».

Tanto el jugador que se ubica en la medular como el ariete admiten que Segunda «es una categoría que te exige lo máximo. Yo, que vengo de Segunda B, sé que el nivel de exigencia es un pasito más, hay que apretar e ir con la mentalidad de ir partido a partido sabiendo que ningún adversario va a ser fácil», mantiene el madrileño.

Vallecas y el nivel del equipo

Barco, por su parte, percibe «esa sensación en el vestuario de que hay que dar más. Que en Segunda B se compitió muy bien y que hay calidad de sobra para hacerlo ahora; ese mensaje se ha entendido muy bien. Creo que puede ser una buena prueba el primer encuentro ante el Rayo Vallecano para ver a qué nivel estamos. Yo confío en que lo vamos a hacer muy bien».

El Rayo llega recién descendido, pero «va a ser un rival difícil y nos va a exigir al máximo. Es un equipo atrevido, que defensivamente te va a ir a asfixiar, pero nosotros debemos ir a lo nuestro», indica el medio mientras que el riojano estima que «debemos jugar con la exigencia que van a tener los rivales: muchos de ellos con el claro objetivo de ascender».