Una alineación todavía por descubrir

Andrés ha formado parte de los cuatro onces iniciales de Andoni Iraola tras recalar en el conjunto rojillo de Segunda División B. /A. G.
Andrés ha formado parte de los cuatro onces iniciales de Andoni Iraola tras recalar en el conjunto rojillo de Segunda División B. / A. G.

Solo Limones, Andrés y Merquelanz han sido titulares en el Mirandés en las cuatro jornadas pese a que han participado ya un total de 20 futbolistas

ÁNGEL GARRAZA

Haber sido el último en llegar a la categoría tras firmar el ascenso varias horas antes del día 1 de julio, la incorporación en la recta final del mercado de fichajes de algunos efectivos, estados de forma, lesiones y expulsiones (solo en los dos primeros partidos) y, en definitiva, el hecho de que más de medio bloque sea nuevo, al igual que el entrenador, Andoni Iraola, lo que siempre requiere un acoplamiento de las piezas y un conocimiento mutuo, son las causas que motivan que el once inicial sea toda una incógnita en cada partido.

Tal es así que solo tres futbolistas de los 24 (con el tercer portero) que integran la plantilla han formado parte del conjunto rojillo desde el pitido inicial en todos los partidos oficiales hasta ahora disputados: el portero Limones, que lo ha jugado todo, al igual que el centrocampista Andrés y Merquelanz, que solo se ha perdido seis minutos, los últimos del anterior duelo frente al Oviedo.

Son los únicos tres miembros del plantel que, al menos a día de hoy, tienen la condición de titulares para Iraola. Está por ver si el de Usúrbil confirma, con el paso de las jornadas, que las rotaciones en muchos de los puestos siguen a la orden del día o va perfilando un once inicial más o menos fijo con alguna variación puntual en cada encuentro.

De momento, las modificaciones están siendo una constante salvo en determinados puestos: la portería (una demarcación más delicada y menos expuesta a este tipo de planteamientos), uno de los dos pivotes, el madrileño Andrés y en una de las mediapuntas, en este caso el futbolista cedido por la Real Sociedad, aunque éste ha combinado actuaciones por dentro y en banda izquierda, como el último día. Ahí parece que es donde mejor rinde. Al menos, por lo visto hasta ahora.

El resto, ha variado. En el último compromiso de una forma mucho más profunda porque el inquilino del banquillo introdujo hasta siete cambios con respecto al once inicial anterior. En el lateral derecho empezó Carlos Julio en la Liga. Su temprana expulsión propició que en el segundo choque fuese Kijera quien participó en esa posición. Volvió el dominicano a ese lugar, pero ya contra la escuadra asturiana fue Alexander quien se ubicó en ese lado, relegando a su compañero al banco.

Significativo fue el cambio de los dos centrales. De una tacada. Simon y Sergio estaban siendo de la partida, de hecho fueron titulares en las tres primeras jornadas y, de pronto, desaparecieron del once para dar paso a Odei y Cristian. El madrileño, incluso, no estuvo en la convocatoria el pasado fin de semana. Pasó de ser poco menos que indiscutible a ver el partido desde la grada.

Y en el costado izquierdo de la defensa, empezó Enric pero su lesión ha permitido al capitán Kijera recuperar su hábitat natural. Ante el Oviedo hizo un buen partido. Suya fue la asistencia del primer tanto tras una magnífica galopada y posterior pase atrás para la llegada de Merquelanz.

Guridi, asimismo, lo había jugado todo, los 90 minutos de los tres duelos anteriores en la demarcación de '6', de pivote, pero por sorpresa se cayó de la última alineación. Antonio Sánchez ocupó su puesto para debutar en el Mirandés y en Segunda División.

Álvaro Rey se encuentra en un óptimo estado de forma. Fue uno de los jugadores más destacados en la cita precedente. Siempre lo intentó a nivel individual para hacer valer su calidad y desequilibrio y, también, presionó. Solo la expulsión ante el Cádiz ha impedido su presencia en todos los encuentros.

Íñigo Vicente se cayó del once, que solo ha integrado en el estreno en Vallecas y en Los Pajaritos. Aún no se encuentra en su mejor nivel y las alternativas que ofrece ahora el Mirandés a Iraola permiten ampliar el abanico de posibilidades.

Álvaro Peña formó parte del equipo nada más llegar, la misma semana, y todo hace indicar que se puede mantener ahí a poco que conserve el nivel o lo vaya aumentando, que es el deseo tanto de él como del cuerpo técnico.

La posición de punta es otra que no tiene, ni mucho menos, dueño. Los tres delanteros centros que existen en la plantilla han jugado desde el comienzo. Arrancó Matheus, ofreció buenas sensaciones en el estreno pero una lesión le ha provocado tener que dejar el equipo y estar actualmente en proceso de recuperación.

Mario Barco ocupó su lugar, si bien su primera diana llegó, precisamente, cuando no participó desde el inicio del encuentro ante el Oviedo. Ahí fue Marcos André el que se situó como '9'. También es otro de los que ha llegado en el tramo final del periodo de fichajes y ha jugado pronto. Lo hizo unos minutos en Soria y ya de titular en el último choque que ha acogido Anduva.

De tal manera que ya han intervenido, cuando menos unos minutos, un total de 20 integrantes del plantel. Solo quedan por debutar dos guardametas (Joao Costa y Alberto), Irazabal, que finalmente se ha quedado en el equipo, aunque tiene una dura competencia con otros cuatro centrales en la zaga, y Malsa.

El mediocentro francés está llamado a tener minutos. Llegó sobre la bocina, se encuentra en ese periodo necesario de acumular entrenamientos y de uno de los cuatro que, por ahora, aún no se ha estrenado.

«No sabemos quién va a jugar y eso es positivo porque aumenta la competitividad del grupo», resaltan los jugadores rojillos cuando se les pregunta sobre esta circunstancia. Consideran que es bueno para el protagonista y el colectivo.

«Tenemos una plantilla de muchos jugadores. No hay suplentes ni titulares claros, hay oportunidades para quien se lo quiera ganar y la competencia va a hacer todavía más fuerte al equipo», expone Iraola al hacer referencia a que la semana pasada, los futbolistas que jugaron entrenaron bien. Y, además, el nivel ante el Eibar fue «muy bueno».