Borrar
l presidente confirma su continuidad. Avelino Gómez.
Alfredo de Miguel, presidente del Mirandés: «Confío plenamente en Alessio Lisci»

Alfredo de Miguel, presidente del Mirandés: «Confío plenamente en Alessio Lisci»

El presidente rojillo niega los rumores de destitución y pide «unidad» a todo el mirandesismo para superar la actual crisis

Raúl Canales y Toni Caballero

Miranda de Ebro

Martes, 9 de abril 2024, 00:15

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Alessió Lisci se sentará en el banquillo del Carlos Tartiere. Aunque las últimas derrotas han dejado muy tocado al técnico, el presidente asegura que mantiene su «confianza plena» en el italiano. Alfredo de Miguel quiere apaciguar los múltiples rumores de destitución y deja claro que por ahora no se plantea un cambio en el banco.

El máximo responsable del Mirandés niega que exista un ultimátum y cree que, pese a las malas sensaciones del domingo, hay motivos para seguir apostando por Lisci. «La situación es preocupante pero no desesperada», remarca De Miguel, que analiza con perspectiva el momento actual. «En agosto, todos hubiéramos firmado estar a estas alturas fuera del descenso. Todas las temporadas partimos entre los condenados a sufrir y entraba dentro de lo probable vernos así en la recta final».

El presidente rojillo huye de las visiones más agoreras y pesimistas. Lógicamente no esconde que el equipo está inmerso en una crisis de resultados y juego, que le impidieron «pegar ojo en toda la noche» después de perder contra el Sporting pero coloca en la balanza otras cuestiones para no tomar decisiones en caliente. Sabe que lo más fácil y populista sería prescindir del técnico, pero «si analizamos todo, no sería justo echarle. Es un buen entrenador, muy trabajador y su primera vuelta fue muy buena ».

En este sentido, considera que hay muchos factores que han condicionado la temporada y han provocado que el equipo se hunda, como las lesiones de jugadores importantes, la falta de acierto en el mercado de fichajes invernal, la salida de Rubén Sánchez o los «pequeños detalles» que han decidido los últimos partidos.

Pero sobre todo, en la decisión del consejo pesa mucho el ambiente que se percibe en el vestuario. «Si viera un equipo en descomposición, no me temblaría la mano, pero veo todo lo contrario. La plantilla está con el entrenador», asegura el presidente, que pone de ejemplo de ese compromiso el hecho de que futbolistas como Barcia o Tachi hayan jugado partidos con molestias.

Más apoyos

El respaldo del máximo accionista del Mirandés, que reclama «más unidad que nunca» a toda la masa social, se suma al apoyo de la dirección deportiva. Aunque Alfredo Merino no se ha pronunciado públicamente, es el gran valedor de Lisci, ya que fue la persona que le escogió para el banquillo mirandesista en verano, y la comunicación entre ambos es permanente. El propio entrenador italiano afirmó después del encuentro contra el Sporting sentirse con fuerzas para continuar y revertir esta difícil situación, y tendrá la oportunidad de hacerlo en Oviedo.

La dinámica no es buena, porque el equipo ha sumado 9 de los 39 puntos disputados en la segunda vuelta y sólo 1 de los últimos 12 en juego, pero Lisci ya que sabe lo que es vivir una situación tan delicada como lidiar con la lucha por evitar el descenso porque la experimentó con el Levante en Primera.

Tras la jornada de reflexión, ELCORREO puede confirmar que el preparador romano volverá a liderar a los suyos el próximo domingo a las 14.00 horas. Eso sí, urge remontar el vuelo porque pese a la confianza del consejo de administración, ya han salido algunos nombres a la palestra. Dani Ponz (Unionistas), Javier Baraja (exIbiza) e Iñigo Vélez (exAmorebieta) son algunos de los nombres ubicados si hubiera movimientos a medio plazo.

Se necesitan puntos, el crédito no es infinito y el Real Oviedo sólo ha perdido un partido como local este curso, el pasado 24 de septiembre contra el Real Valladolid, y es el tercer mejor anfitrión de Segunda, con 36 puntos (10 victorias y 6 empates), sólo 1 menos que todos los que atesora el Mirandés.

Tanto Lisci como Alfredo de Miguel hacen un llamamiento a todas las ramas del mirandesimo después de que las derrotas ante Andorra y Sporting terminasen de encender a una afición que despidió con pitos a los suyos el pasado domingo.

El italiano se sentará en el banquillo del Tartiere y avanzó que «vamos a dar guerra en Oviedo seguro». Pero cada vez existe más ruido en torno a un banquillo que se mantiene en el alambre. Tanto la dirección deportiva como el consejo creen en el mister, pero la confianza no es inagotable y el Tartiere podría ser la última bala.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios