Borrar
El italiano cuenta con varios jugadores tocados para el choque de Asturias. Avelino Gómez
Alessio Lisci, entrenador del Mirandés: «Hay cambios que no puedo hacer porque no me da la cubierta»

Alessio Lisci, entrenador del Mirandés: «Hay cambios que no puedo hacer porque no me da la cubierta»

Toni Caballero

Miranda de Ebro

Viernes, 12 de abril 2024, 14:51

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«¿Cambios para Oviedo? Se pueden pedir cambios o no. Pero hay que entender que hay veces en las que el entrenador quiere hacer cosas que no puede hacer porque la cubierta es corta. Vas planificando y buscas encontrar piezas. Juntar y que todo funcione. Tenemos varios jugadores lesionados o potencialmente lesionados, que están jugando tocados y que no puedes exponer. Hay muchas cosas que me encantaría hacer ahora y que no puedo porque no me da la cubierta. Entiendo que desde fuera se pidan cambios, pero jugamos con 11 jugadores y hay sitios a los que no llegamos. Tenemos que ajustar y ya volveremos a hacer lo que todos queremos en cuanto podamos», así de transparente se mostraba Alessio Lisci en la comparecencia de prensa previa al trascendental duelo en el Carlos Tartiere.

El Mirandés llega más que necesitado a Oviedo y desde la grada se reclaman cambios en el once titular y, sobretodo, en el sistema de juego. Sin embargo, el italiano daba a entender que no cuenta con piezas suficientes como para ejecutar un cambio de sistema con garantías, para tal vez volver a la línea de cuatro atrás con dos extremos abiertos y dos jugadores en punta. Cabe recordar que Barcia y Gabri son algunos de los jugadores que vienen arrastrando molestias, saquen sus propias conclusiones.

El técnico romano se mantiene tranquilo pese a los malos resultados y los pitos de Anduva tras la derrota contra el Sporting. Además, puso en valor la importancia de las palabras del presidente, Alfredo de Miguel, ratificando su labor en ELCORREO. «Le agradecí personalmente al presi que lo haya hecho público. Pero ya dije que he pasado por situaciones muy difíciles y estoy tranquilo. Estar nervioso, enfadado o débil no sumaría absolutamente nada. Lo que tengo que hacer para sumar es estar tranquilo, llevo muchos años trabajando esto. Agradezco la declaración del presi porque sirve para tranquilizar al entorno, pero el vestuario está tranquilo»

Lisci revelaba que los jugadores ha completado «una de las mejores semanas de entrenamientos de todo el año». El equipo ha trabajado distintas situaciones, como la precisión en las transiciones, «que nos van a permitir estar más cerca de puntuar, porque es evidente que si no hacemos un partido prácticamente perfecto, no puntuaremos. Hay que rozar la perfección».

En esta línea, recordaba que «hicimos nuestro mejor partido contra el Oviedo en la primera vuelta, ya os dije que hablaríamos del Oviedo en la segunda vuelta y mira. Es un auténtico equipazo, me encanta, y tienen un gran entrenador. No es una casualidad que sean el mejor equipo de la categoría desde que cambiaron de entrenador. Tenemos que tratar de hacer una partido parecido al de la primera vuelta. Estar todo el rato en el partido. Que se sientan incomodos y sentirnos fuertes. Y explotar las opciones que tengamos, tenemos que materializar las llegadas».

Il capitano espera un rival que juega con bastante gente por dentro, pisa el área con muchos jugadores, «es el equipo que más centros pone en el área de la liga y mete mucha presión tras pérdida. A estas alturas, a todos los equipos se les atascan ciertos partidos y necesitas un tipo de jugador que te resuelva el partido, y ellos los tienen».

Molestias

La expedición rojilla viajará hasta tierras asturianas con varios jugadores tocados. «Barcia está mejorando, pero le han sacado una muela y estaba mal, no ha podido ejercitarse hoy. Viajará a Oviedo y tomaremos una decisión allí», subrayaba el entrenador.

Por último, dejaba claro cuál es la hoja de ruta para salir de la tesitura:«Nunca me voy a quejar. Siempre se buscan culpables. Tenemos el presupuesto que tenemos, no es culpa del presidente ni de nadie. El director deportivo hace la plantilla que puede con ese presupuesto. Hay muchísimos jugadores que se intentaron traer, pero no vinieron. Esto llega al entrenador, que no puede decir que todos son malos, tiene que sumar. Tengo estos jugadores y tengo que sacarle el máximo provecho, el máximo que pueda. En la ida, conseguimos entre todos que algunos jugadores rindieran por encima de su propio nivel. Por eso hicimos tantos puntos, ahora estamos en otro momento y necesitamos hilar muy fino. Necesitamos a todos al cien, pero no se ponen excusas, siempre buscamos soluciones».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios