Alberto y Franquesa ensalzan el sentimiento en la ciudad por el club

Ayer fueron presentados Alberto y Enric Franquesa. /Avelino Gómez
Ayer fueron presentados Alberto y Enric Franquesa. / Avelino Gómez

El tercer portero llega «con mucha ilusión para trabajar» y el lateral zurdo resalta que «siempre es bueno y sano competir por un puesto»

ÁNGEL GARRAZA

Enric Franquesa llegó cedido por el Villarreal. Sabe que recala para intervenir en un puesto donde competirá con el capitán Gorka Kijera, «pero eso siempre es bueno para todos: para nosotros y para el equipo. Tengo la suerte de poder aprender de Gorka, que es un jugador veterano, con experiencia, querido en el club y con un peso importante en el vestuario porque es el capitán. Entre todos vamos a sumar porque la competencia es sana, es lo que necesita un equipo de fútbol y más en esta categoría».

Lo ya mostrado por el barcelonés en el tiempo que ha jugado con el conjunto rojillo en pretemporada ha sido una óptima proyección ofensiva por la banda. Enric despeja todas las dudas al significar que «he jugado toda la vida en posiciones más avanzadas, como extremo».

De ahí que en el puesto de lateral, el equipo está muy compensado al contar con dos alternativas para el costado zurdo pero de condiciones dispares: Kijera es más defensivo y el recién incorporado acostumbra a proyectarse en tareas atacantes. Tras ser preguntado por sus características, reveló que «soy ofensivo, rápido y vertical; me gusta jugar como lateral porque tengo más recorrido y sí que es verdad que defensivamente igual no es mi punto fuerte, tengo que mejorar y creo que lo voy a hacer en el Mirandés».

Confiesa, en este sentido, que «es lo que requiere el fútbol profesional; si no estás bien en defensa no puedes estar aquí. Será un año en el que aprenderé mucho, mejoraré lo que tengo que mejorar y a partir de ahí veré si estoy preparado para el fútbol profesional. Creo que sí, me veo con confianza y hasta que no pruebe no veré el nivel que tengo».

Es la primera vez que visita Miranda, donde «aquí la gente no es del Barcelona o del Madrid, sino sobre todo del Mirandés. Esto para nosotros es un motivo de orgullo, tener al pueblo con nosotros».

El meta Alberto, que sabe que va a jugar con el filial si no está convocado con el primer equipo, señaló en su presentación que «tanto los compañeros como la ciudad me han acogido muy bien. Aquí se respira mucho fútbol y del Mirandés, vas por la calle y ves los niños con la camiseta del Mirandés y eso es importante».

El cancerbero mantiene que «vengo a trabajar, a intentar ganarme un puesto, aunque sé que hay dos porteros más, así que a esperar mi oportunidad». Es consciente de que en su demarcación «es más complicada para jugar, pero vengo con ilusión y ganas. Lo que interesa es jugar y si es con el filial me va a venir bien».