Albacete y Leganés deben realizar controles biométricos en sus gradas de animación

Tienen que formalizar su huella dactilar para acceder al campo; desde la entidad madrileña se indica que «todos los clubes están advertidos de esta normativa»

ÁNGEL GARRAZA

Según las auditorías ordenadas por LaLiga y tras el acuerdo adoptado por la Comisión Estatal contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte, hay varios estadios de la división de plata en los que los miembros de las gradas de animación deberán acceder al campo previo control biométrico: tanto en el Carlos Belmonte, de Albacete, como en Butarque, recinto del Leganés.

De momento, son estos. Todas las personas afectadas deben pasar por las sedes de los clubes para formalizar su huella dactilar, con la que podrán ver a sus equipos en directo.

Desde la entidad madrileña se indica de forma oficial en un comunicado que «el resto de los clubes de LaLiga han sido advertidos de que el incumplimiento de esta normativa dará lugar a la actuación de la comisión a través de las correspondientes propuestas de apertura de expedientes sancionadores en virtud de la legislación vigente».

Por ahora, nada ha trascendido acerca de que sea necesario adoptar esta medida en Anduva.

Regresa un veterano

Por otro lado, Juan Antonio Anquela vuelve a entrenar. En este caso, lo hizo ya ayer con el Ibiza, equipo instalado en puestos de descenso al ocupar la vigésima plaza con tres puntos más que el Mirandés y que ha cambiado de inquilino en el banquillo al destituir a Javi Baraja y nombrar al veterano técnico de Linares. Carcedo y Jémez fueron los dos anteriores en Segunda.

Anquela estaba sin equipo desde el año pasado, cuando fue cesado por el Alcorcón, un conjunto que finalmente descendió a Primera RFEF. A lo largo de su carrera, en el fútbol profesional ha dirigido al Deportivo de la Coruña, Oviedo, Huesca, Numancia, Granada, además del mencionado Alcorcón, para sumar un total de 365 partidos en Segunda y 21 en Primera División.

Será, de nuevo, rival del conjunto mirandesista, con el que se verá las caras pronto: el 6 de noviembre, domingo, en Can Misses, un choque que ha quedado fijado para las dos de la tarde.