Juan Antonio Anquela vuelve al banquillo visitante de Anduva con el Alcorcón tras hacerlo antes también con el Huesca y el Numancia. / A. Gómez

¡¡¡Alarma!!! Llega el colista

El Mirandés siempre sufre ante los últimos clasificados; 5 derrotas y un empate en 8 choques cosechó el último curso ante los que bajaron

ÁNGEL GARRAZA

Es un equipo joven, de mucha calidad, capaz de ganar a cualquiera, pero también de protagonizar sorpresas, resultados que son inesperados ante rivales ubicados en la parte baja de la tabla después de ver sus sobresalientes actuaciones contra conjuntos de postín. Es el denominador común del Mirandés de las últimas temporadas. De ahí que desde todos los estamentos de la entidad se apele esta semana de forma constante a evitar la relajación y a afrontar todos los partidos de igual manera. El Alcorcón que visita mañana Anduva es el colista, sí, pero al mismo tiempo un bloque con mucha experiencia y necesitado. Así que no es de extrañar que salten las alarmas en Miranda ante la llegada de este adversario.

Los precedentes aconsejan extremar la precaución y tomarse el encuentro como si llegase el líder. Y más en una competición siempre tan igualada como es la Segunda División. Una categoría que esta temporada todavía parece más equilibrada porque los grandes favoritos aún no están respondiendo como de ellos se puede esperar.

El sentir generalizado la campaña anterior era que los rojillos acaparaban más calidad en sus filas que el oponente de este fin de semana. Pero el equipo de Miranda se llevó un batacazo en Santo Domingo tras firmar uno de sus peores choques del campeonato. Cayó por 4-0 cuando los madrileños se encontraban ubicados en la parte inferior de la tabla. En Anduva, el resultado en la jornada inaugural fue de 0-0.

Pero es que los marcadores ante los equipos que, finalmente, descendieron no fueron positivos porque de los ocho choques, perdió cinco y empató otro. Solo obtuvo dos victorias. Cabe recordar que el Albacete llegaba a Miranda tras diez partidos sin ganar, instalado en el último puesto de la clasificación y, sin embargo, se adjudicó el triunfo por 0-2 en el último envite del año 2010. Sorpresón.

También ganó en su campo por 1-0. A pesar de estas victorias, antes del final de la competición los castellanomanchegos ya sabían que tenían que abandonar el fútbol profesional.

Una trayectoria histórica

La UD Logroñés, ahora en Primera RFEF, superó a los entrenados por José Alberto López tanto en Las Gaunas (2-1) como en Anduva (0-1). El Sabadell se llevó los tres puntos en la última jornada (0-2), aunque no le sirvió de nada porque bajó. Y el Castellón empató como visitante (1-1). En 6 de los 8 choques ante los descendidos sumó, en total, un punto.

La luz roja tiene sentido porque no es algo excepcional. Hace dos temporadas, 'revivió' al Extremadura, que ganó en Almendralejo por 3-2, si bien tampoco le sirvió de mucho porque descendió a Segunda División B.

O al Racing, cuando el cuadro cántabro ganó por 4-0 en su estadio en la única victoria que logró en mucho tiempo en la Liga 2019/20. Fue ante el Mirandés. En Anduva arrancó después un empate sin goles en uno de los pocos partidos a domicilio que sumó el equipo de Santander. Acabó en la categoría de bronce, como el Numancia que ganó en Los Pajaritos por 2-0.

Son muchos los ejemplos que figuran en el devenir de un Mirandés con mucho fútbol estas últimas temporadas pero que sufre más cuando los rivales están ubicados en la parte inferior de la tabla. También en Segunda B. Por la forma de plantear ellos los encuentros o por relajación.