Agirre se retira lesionado del ensayo y Rey y Calderón intensifican su preparación física

A. GARRAZA

El Mirandés continúa con la preparación del próximo partido mediante unos entrenamientos que depararon una incidencia significativa en la última sesión: la lesión del delantero centro Jorge Agirre.

El punta cedido por la Real Sociedad se retiró del anexo antes que el resto de futbolistas con una visible cojera, después de que uno de los fisioterapeutas del club le colocara sobre el terreno, en la banda, un vendaje sobre el muslo de su pierna izquierda.

El jugador mirandesista peleaba, junto a un compañero, por un balón durante uno de los ejercicios que se llevaban a cabo en el campo 2, cuando quedó tendido sobre el césped. Con ostensibles muestras de dolor fue atendido en el mismo lugar por personal del primer equipo. No volvió a recuperarse y se fue avanzada la sesión con problemas para poder apoyar la pierna en el suelo.

Habrá que esperar a comprobar la evolución que sigue Agirre, pero lo cierto es que en ese momento no tenía buena pinta. Se convierte, por lo tanto, a día de hoy en duda para integrar la convocatoria de efectivos con la que se recibirá al Valladolid.

Mientras tanto, quien avanza respecto a su recuperación es Oriol Rey. Aunque es más que probable que no llegue al próximo duelo, el barcelonés realizó carrera continua durante los campos de entrenamiento e intensificó, en solitario, su preparación física junto al recuperador en un lado del terreno de juego.

Al haber permanecido unas semanas fuera del grupo no se prevé que esté disponible para ser de la partida desde el principio. Es una situación similar a la de Martín Calderón. El centrocampista también pisó la hierba para realizar ejercicios específicos en el campo de más reducidas dimensiones. Es el paso previo a su inclusión en el colectivo.

Desde el cuerpo técnico, por su parte, se reclamaba de forma insistente a los jugadores aptos la máxima concentración.