Los actuales consejeros del Mirandés agotan el primer mandato de la SAD

Rueda, Roa, Fernández de Aránguiz (dimitió en julio y es el único que no está ya en el consejo), el presidente De Miguel y su hijo, Gómez, Martín y García Noceda. /A. G.
Rueda, Roa, Fernández de Aránguiz (dimitió en julio y es el único que no está ya en el consejo), el presidente De Miguel y su hijo, Gómez, Martín y García Noceda. / A. G.

Han cumplido ya los cinco años desde que en agosto de 2013 se formó el primer consejo de la sociedad

ÁNGEL GARRAZA

El primer mandato del consejo de administración del Mirandés Sociedad Anónima Deportiva toca a su fin. El órgano que sustituyó a la junta directiva del club tras su transformación para cumplir con la normativa vigente rebasó ya los cinco años, tiempo estipulado para asumir la gestión, administración y representación de la sociedad. Los consejeros, no obstante, «ejercerán su cargo durante el plazo de cinco años, pudiendo ser reelegidos, una o más veces, por períodos de igual duración. Vencido el plazo, el nombramiento caducará cuando se haya celebrado la siguiente Junta General Ordinaria o haya transcurrido el término legal para la celebración de dicha Junta», según se recoge en los estatutos del Mirandés SAD.

El presidente, consejero delegado y máximo accionista es Alfredo de Miguel, al que acompañan en el consejo, al menos hasta el próximo mes de diciembre, su hijo, David de Miguel de Juan, José Luis Rueda, José Antonio Roa, Roberto Martín, Jesús Gómez y Juan Miguel García Noceda.

De tal manera que será en la reunión que mantendrán con los accionistas dentro de poco más de un mes cuando se ratificará si los actuales gestores de la entidad siguen o alguno de ellos se desvincula como consejero. Aunque aún no se ha hecho oficial, el actual área de gobierno de la entidad presentará un perfil continuista en sus miembros, si bien no se descarta que haya alguna modificación por parte de algún consejero que medita actualmente si prosigue en el cargo o bien lo deja para que lo ocupe un sustituto.

Las vacantes que se produzcan en el consejo de administración podrán ser cubiertas de forma interina por un accionista designado por el propio consejo, «pero siempre dando cuenta a la primera Junta General que se celebre, para la ratificación, en su caso. Los consejeros elegidos para cubrir dichas vacantes, solo desempeñarán el cargo por el tiempo que faltara para cumplir su mandato al consejero a quién haya sustituido», se apunta en la normativa.

Todos los consejeros, por lo tanto, concluyen ahora su mandato. También los que se adhirieron al órgano después de que se constituyese el consejo: Rueda y De Miguel de Juan, aunque ninguno de los dos vaya a cumplir los cinco años.

Cabe recordar que a finales del mes de agosto del año 2013 se creó el primer consejo. Tras los encuentros previos, desde el club se notificó el día 27 de aquel mes el reparto de tareas que se distribuían entre los nombres que ayudarían a De Miguel en su labor al frente del Mirandés. El vicepresidente: Ángel Fernández de Aránguiz; el secretario: Miguel Ángel Arbáizar Zárate; el vicesecretario: José Antonio Roa, mientras que como vocales se designaron a Juan Miguel García Noceda, Roberto Martín y Jesús Gómez.

De estas siete personas, permanecen cinco años y medio después cinco de ellos; al margen del presidente: Roa, García Noceda, Martín y Gómez. Fernández de Aránguiz presentó su dimisión este verano pasado. Asiste a Anduva a presenciar los encuentros del equipo, pero ya los sigue desde su localidad de abonado y sin vinculación alguna con la cúpula de la entidad en cuanto al organigrama.

Este mirandés fue vicepresidente desde el curso 2011/12. Siete años después, el pasado mes de julio, optó por abandonar esta responsabilidad. Representó al club en la comisión delegada de la Liga de Fútbol Profesional cundo el primer equipo militó en Segunda División, en la Federación de Castilla y León y en la comisión de Segunda B.

Es uno de los que no figura en los nombres el consejo de administración, al igual que Arbaizar, si bien en su caso su ausencia por «motivos personales» data de 2014. Hace más de cuatro años que dejó el cargo de forma oficial tras incorporarse a la directiva del club en 2012. Fue sustituido por Rueda, jubilado del sector de la banca, quien lleva, por lo tanto, desde 2014 en el consejo.

Menos tiempo acumula De Miguel de Juan. El último en adherirse al órgano que rige los destinos del Mirandés lo hizo, de forma oficial, en la junta general de accionistas que se llevó a cabo en diciembre de 2016. Apuesta personal del presidente. Dos años contemplan su trayectoria en un mandato que expira ahora, también para él a pesar de haber cumplido menos tiempo que el resto de compañeros.

Es el número de integrantes que Alfredo de Miguel ha mantenido en torno suyo prácticamente desde que arrancó la nueva SAD. Es el que cree oportuno, ratificado por la junta de accionistas, y no se atisban muchas diferencias de cara a la próxima junta general de accionistas.

El consejo de administración de la sociedad, en este sentido, podrá estar constituido por un número de miembros nunca inferior a tres ni superior a veinte, correspondiendo a la Junta General de Accionistas la determinación del número concreto de sus componentes, así como el nombramiento.

No se prevé, en cualquier caso, que haya un aumento de consejeros ni una disminución drástica en cuanto al número, a tenor del plan seguido en los primeros cinco años.

«No podrán ser administradores aquellas personas declaradas incompatibles por cualquier norma y los miembros del consejo de administración que estén incursos en cualquiera de las prohibiciones o incumplan alguna de las obligaciones legales y estatutarias deberán ser inmediatamente separados, a petición de cualquier accionista, con independencia de la responsabilidad en que pueda incurrir por su conducta desleal».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos