Gelabert se marchó abatido tras ver en el último duelo sus dos primeras tarjetas de la temporada, que le impedirán jugar en La Romareda. / A. G.

Acaba 2022 como el segundo equipo más limpio de la Liga

Solo el Andorra tiene menos puntos de penalización que el Mirandés por tarjetas amarillas, rojas o incidencias de público

ÁNGEL GARRAZA

Es la premisa con la que se trabaja estas últimas temporadas. Se trata de un equipo concebido para jugar al fútbol. Compuesto, en su inmensa mayoría, por efectivos muy jóvenes cuyo objetivo es progresar a nivel profesional y hacerlo en el Mirandés para beneficio, asimismo, del club. El conjunto rojillo no acostumbra a utilizar el denominado 'otro fútbol'. De hecho, está en las antípodas de ese estilo, como bien se ha podido comprobar en la primera vuelta del campeonato. Afortunadamente, en las últimas jornadas del año ha sabido cerrar –siempre dentro del reglamento– los partidos que tenía ganados para evitar sobresaltos de infausto recuerdo semanas atrás. Los datos también avalan su puesta en escena porque acaba 2022 como la segunda plantilla más limpia de la categoría de plata.

Tiene 52 puntos de penalización. Solo el Andorra, con 48, mejora su registro. El Sporting, tercero en el Juego Limpio, suma 58. Al otro lado de la clasificación se encuentran la Ponferradina con 89 (duplica el número de tarjetas que ha visto el Mirandés, en Anduva ya dejó patente su veteranía y su gusto, entre otras cuestiones, por protestar al árbitro) y el Levante, con 92.

Cabe recordar que el método de evaluación para establecer la clasificación del Juego Limpio se lleva a cabo una vez contabilizadas las amonestaciones decretadas por el árbitro en cada partido. Cada tarjeta amarilla supone un punto; la doble amarilla/expulsión, 2 y la tarjeta roja directa: 3 puntos (si el Comité de Competición dictamina una sanción mayor de tres partidos, se aplicará una puntuación igual a la sanción).

El Mirandés acumula en el primer tramo de competición 37 cartulinas amarillas y cuatro rojas (dos de ellas directas, a Jofre y el portero Herrero, a éste como consecuencia de una salida fuera del área para impedir un gol del rival). Solo el Andorra, con 33, tiene menos amonestaciones, si bien ha sufrido el mismo número de expulsiones (4).

Se da la circunstancia, en este sentido, de que Gelabert se perderá el próximo encuentro tras ver sus dos primeras tarjetas amarillas de la temporada en el partido anterior contra la Ponferradina. Pidió perdón a afición y equipo.

Además, se contabilizan las sanciones del Comité de Competición a entrenadores, directivos o cualquier persona relacionada con el club. Y, asimismo, son tenidos en consideración el comportamiento de las aficiones y los incidentes de público, que puedan derivar en multas a los clubes o en cualquier otro tipo de sanciones. Una situación que no afecta al Mirandés, debido al modo de actuar, ejemplar, de su hinchada. Así ha sido históricamente.

Esta es otra de las estadísticas que tiene al conjunto rojillo en los puestos cabeceros. Se suma a la que revela que es el segundo máximo goleador de Segunda División, ya que con 25 tantos solo el Albacete (27) mejora este dato o a la que pone de manifiesto que en las diez últimas jornadas de la Liga es el tercer mejor conjunto de la categoría.