Dos triunfos en 13 partidos a domicilio

El rojillo Rúper, en el duelo disputado en Vitoria (Olaranbe)./ E. C.
El rojillo Rúper, en el duelo disputado en Vitoria (Olaranbe). / E. C.

Solo 9 puntos de 39 posibles fuera de casa son los números que presenta el próximo rival, ubicado en el puesto de ‘play out’

Ángel Garraza
ÁNGEL GARRAZA

El Vitoria es uno de los filiales peor clasificados del Grupo II de la categoría de bronce. Mientras el Sporting B lidera la tabla y se ha colgado por méritos propios la etiqueta de favorito para quedar campeón en el mes de mayo, la Real Sociedad B y el Bilbao Athletic se encuentran a uno y dos puntos respectivamente de los puestos de ‘play off’, la escuadra que jugará dentro de dos días en Anduva ocupa actualmente la plaza de ‘play out’, que es la que conduce a jugar la eliminatoria para eludir el fatídico descenso a Tercera División al final de la temporada.

A excepción de Osasuna B, situado durante casi toda la campaña en puestos que conllevan tener que bajar un escalafón el curso siguiente, el Vitoria se ha mostrado muy irregular desde que arrancó la competición. De hecho, solo ha ganado dos partidos de los trece que ha disputado lejos de Olaranbe, campo que ha convertido en su hábitat natural desde el pasado mes de agosto, una decisión que llegó rodeada de polémica en la capital vasca tras ser denunciada por el Alavés.

Las victorias del segundo conjunto del Eibar fueron por los mismos guarismos: 1-2, ante dos adversarios navarros que llevan todo el curso en la zona de máximo peligro; frente al filial osasunista y la Peña Sport. Los demás marcadores a domicilio se saldaron con tres igualadas y ocho derrotas.

Nueve puntos de 39 posibles es su renta como visitante y con la que se presentará en Miranda el vecino conjunto vitoriano, segundo equipo de un Eibar que quiere tener un filial al menos en una categoría como la Segunda División B.

El Vitoria, en total, solo ha obtenido cinco triunfos en los 25 duelos de liga; ha empatado otros nueve y perdido los once restantes, lo que arroja un balance de 24 puntos, uno menos de la mitad de los que lleva el Mirandés (49).

Los franjirrojos tienen cinco puntos más que el Lealtad, el primer equipo que de terminar así la competición descendería a Tercera y está a cuatro de la salvación completa, que marca el Izarra, con 28 puntos.

Donde ha podido amarrar más ha sido en su terreno de juego, que es donde quiere jugarse la permanencia, mientras que fuera de casa baja muchos enteros a tenor de los datos que figuran en la trayectoria de este equipo de cantera, uno de los cinco que compiten en el Grupo II.

Un fichaje en enero

Sergio Camus, ex del Arenas, es el futbolista que ha recalado el pasado mes de enero en la disciplina del club alavés. Es la única novedad que presenta esta plantilla con respecto al equipo que recibió al Mirandés el día 1 de octubre.

Los máximos realizadores son Azkue y Obieta, ambos con cuatro dianas contabilizadas hasta ahora de las 23 que ha logrado todo el colectivo. El primero, un centrocampista de corte ofensivo, marcó tres en partidos disputados fuera de Vitoria. Es el que ha participado en todos los compromisos disputados, con 24 presencias en el once inicial.

El defensa Amelibia, exUDLogroñés, es el segundo jugador con más minutos de la escuadra que entrena Gordobil, un técnico que ha repartido minutos entre buena parte de su plantel.

Contabiliza, no obstante, únicamente 29 tantos en contra tras 25 duelos, solo tres más que el Mirandés, segundo clasificado y con un objetivo diametralmente opuesto del que tiene el adversario de este fin de semana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos