Algo más que tres puntos

Cervero celebra con rabia el gol de la primera vuelta en Anduva. /Avelino Gómez
Cervero celebra con rabia el gol de la primera vuelta en Anduva. / Avelino Gómez

El Mirandés viaja a Burgos para jugar el derbi y tratar de ganarlo, lo que supondría un golpe de moral para el final de temporada

ÓSCAR CASADO

El Mirandés viaja a Burgos para jugar el derbi (17.00 horas ) en El Plantío. Lo hace en un momento importante de la temporada, con los últimos diez partidos de liga regular por disputarse. Más allá quedará la ilusión del ascenso en el play off, un objetivo que de momento sigue al alcance los rojillos.

Pero más allá de lo que quede, de la importancia de los tres puntos para seguir en la pelea por terminar primeros, el derbi puede suponer un punto de inflexión. Ganarlo supondría un golpe de moral tanto para el equipo dirigido por Pablo Alfaro, como para una afición que necesita una transfusión urgente de ilusión para seguir creyendo.

Los tres puntos significan todo eso, la derrota traería alguna sombra más y haría que los críticos tuvieran un nuevo as en sus argumentos. Todo porque no es un partido más dentro de las 38 jornadas, es un duelo en el que vencer supone algo más que el típico botín tras cada partido.

Ninguno de los dos equipos llega a este duelo en su mejor momento. Esta es la principal diferencia con el partido que se vio en la primera vuelta en Anduva. Antes de empezar aquella jornada el Mirandés era líder con cuatro puntos de ventaja. Venía de tres partidos consecutivos ganando y todavía no había perdido.

Por su parte, el Burgos era tercero, no había encajado ningún tanto en los nueve partidos disputados y se presentaba como un firme candidato para meterse entre los cuatro primeros y jugar la fase de ascenso. El resultado fue de empate a uno, en un duelo con muchas alternativas y con una buena sensación del Burgos sobre el césped de Anduva.

De aquel escenario queda poco. Los rojillos siguen ocupando un puesto relevante en la tabla: son segundos con 53 puntos. Sin embargo no atraviesan su mejor racha de resultados, en especial fuera de casa, y están a cuatro puntos del líder. El Burgos ha tenido una caída más pronunciada si cabe. Si los rojillos siguen teniendo el play off como una realidad, los castellanos lo ven ya como un sueño.

Patxi Salinas fue destituido hace unas jornadas y la llegada de Alejandro Menéndez, hace un par de jornadas, deja un triunfo ante el Arenas en El Plantío por 1-0 y la derrota de la pasada jornada en Gernika con el mismo resultado.

Los burgaleses entraron en esta vigésimo novena jornada con 41 puntos a doce de los rojillos y a ocho de los puestos de fase de ascenso. Por debajo, los puestos de descenso no peligran pero a los capitalinos les quedan pocas opciones de conseguir ese reto. De esta manera el derbi también supondría, este caso tal vez un alivio, para la afición del Burgos.

No cambia

Si en la parte de los rojillos lo que no ha cambiado respecto al encuentro de la primera vuelta es que siguen en los puestos de cabeza, en la parte burgalesista lo que se ha mantenido inalterable hasta la fecha es su seguridad defensiva.

El Burgos sigue siendo el equipo menos goleado con quince tantos encajados, aunque en la parte ofensiva es donde acumulan los mayores problemas. Y es que han sumado 19 goles, una cifra que comparte con el Lealtad y con las que tan solo cuenta con un equipo peor que ellos, como es el Caudal que solo ha logrado trece dianas.

En cambio, los rojillos han mejorado en su faceta ofensiva y en el anterior encuentro lograron volver a dejar su puerta a cero. Eso sí, fuera de casa los dos últimos encuentros se han perdido y desde que arrancó la segunda vuelta con la visita a Gijón, los rojillos solo han sido capaces de vencer a la Peña Sport a domicilio.

Por lo tanto, los rojillos tienen también el reto de sacarse la espinita de los partidos lejos de casa, para volver a ser lo que fueron, y lo hará en un escenario que no será ni mucho menos fácil pero a priori tampoco es tan complicado como El Molinón, Lezama o Lasesarre.

Y es que el Burgos en su feudo no ha conseguido los mejores resultados, aunque también es cierto que tan solo ha perdido un encuentro. Fue en la última jornada de enero ante el Tudelano por 0-1, en el último duelo que dirigió desde la banda Patxi Salinas. Al margen de este traspiés como local el Burgos ha sumado siete empates. Un punto que se llevaron de El Plantio equipos como el Sporting B o la Real Sociedad B.

En cualquier caso, el Mirandés jugará el derbi con las dudas que puedan surgir por el cambio de entrenador, puesto que Menéndez solo ha disputado dos encuentros. Esto hace que la dinámica no sea tan clarificadora como puede suceder con el Mirandés.

Eso sí, pese a los malos resultados que llevaron a la destitución de Patxi Salinas, en la segunda vuelta el Mirandés ha sumado diez puntos por los once que han sumado los burgaleses. Un balance en el que los de Alfaro han perdido en cinco encuentros por cuatros de los capitalinos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos