Solo vale la victoria

La plantilla buscará tener el control del encuentro y, sobre todo, sumar los tres puntos. /velino Gómez
La plantilla buscará tener el control del encuentro y, sobre todo, sumar los tres puntos. / velino Gómez

El Mirandés no debe fallar en Anduva ante el Amorebieta para no perder la estela del Sporting B, que ganó y tiene cinco puntos más

ÁNGEL GARRAZA

Conocer el resultado del partido que disputó ayer el Sporting B supone para el Mirandés tener la misma necesidad de ganar con independencia de que el filial consiguiera o no los tres puntos en su duelo frente al Barakaldo. El líder no falló, venció 2-0 al siempre complicado bloque gualdinegro y distancia en cinco a los rojillos, que se ven en la obligación de sumar los tres que se ponen hoy en juego ante el Amorebieta (Anduva, 17.00 horas) para, entre otras cuestiones, seguir la estela del primer clasificado. La Real Sociedad B, por su parte, no pudo pasar del empate sin goles en Zubieta frente a Osasuna B y, aun así, se ha situado a solo un partido de los de Alfaro, que perdieron ante este adversario por 0-2 en Miranda.

No perder comba con la cabeza de la tabla y distanciar en más puntos al filial donostiarra es uno de los objetivos, pero también lo es encadenar la tercera victoria consecutiva en casa después de las dos derrotas cosechadas a domicilio. El tópico futbolístico, tantas veces repetido, de hacerse fuerte en campo propio cobra ahora una mayor dimensión tras un irregular comienzo de año.

Y, de paso, si llega acompañada de una buena imagen, mucho mejor tanto para el equipo como para una afición ávida de presenciar de una vez por todas un buen partido, completo, de sus futbolistas y de recuperar sensaciones ante la inminente llegada del tramo definitivo de la competición.

Los convocados para afrontar esta vigésima octava jornada son, como ya se preveía, los 19 que están disponibles. Todos completaron ayer la última sesión de entrenamiento mientras Peláez empezó con el grupo y a continuación trabajó al margen con el recuperador. El mediapunta y el central Rivada son las dos bajas.

La duda radica en Igor Martínez. El vitoriano ha entrenado esta semana con el resto de la plantilla y, en principio, integra la primera lista de 19. Falta un descarte. Hasta esta tarde no se sabrá si es él o quien no se viste de corto es otro compañero por decisión técnica.

La incógnita del central zurdo

Otra de las incógnitas es determinar quién ocupará el perfil izquierdo del eje de la zaga tras la sanción de Rivada, el jugador que se había hecho con el puesto. David Prieto o Melli, que volvería después de tres encuentros sin jugar si fuera él el elegido, son los que aspiran a ser de la partida en esa demarcación.

El Amorebieta, mientras tanto, partirá en dirección a Miranda a las dos de la tarde. Y lo hará con las bajas por lesión del lateral izquierdo Morgado, los también defensas Héctor y Eriz Goiria y el efectivo de perfil más ofensivo Mikel Álvaro. Xabi Sánchez, su entrenador, ha llamado a Ibon, centrocampista que juega en el equipo de Regional del club azulón para formar la citación ante las ausencias que, principalmente, proliferan en su línea defensiva.

Un once probable de los vizcaínos podría ser el compuesto por Nacho Zabal en la portería; Agirrezabalaga, Simic, Luengo, Jon; Iturraspe, Juaristi, Mujika, Ortega, Seguín y Ubis.

Es un duelo en el que se enfrentarán dos equipos con objetivos diferentes y trayectorias diametralmente distintas. Mientras los rojillos buscan acabar en lo más alto, los vizcaínos aspiran a la permanencia como premio principal. El Mirandés ha ganado ocho partidos como local, ha empatado dos y ha perdido 3. Respecto a los goles, lleva 22 en Anduva (de 42) y ha encajado 16 goles (de 29). Los de Alfaro, curiosamente, han recibido más tantos en su terreno de juego que a domicilio.

Su rival de hoy se llevó los tres puntos en un encuentro como visitante, firmó tablas en 10 y cayó en 3. Suma 10 dianas fuera (de 31) y encajó 13 goles (de 28). Contabiliza menos tantos a favor cuando visita a sus adversarios, pero también retira menos veces el balón del fondo de su portería en esa condición.

El Mirandés, por lo tanto, o gana (principalmente) o pierde en casa porque solo lleva dos empates en 13 choques. Todo lo contrario que el Amorebieta, que se presenta hoy en Miranda con 10 igualadas en 14 compromisos lejos de Urritxe.

Solo un precedente (1-1)

Los primeros conjuntos de ambos clubes se han visto solo una vez las caras en Anduva a lo largo de su historia en el campeonato doméstico. Fue en el curso 2011/12, con los dos en el Grupo II de Segunda B, y el partido concluyó con empate a un gol. Ya en esta campaña, en el duelo que acogió Urritxe, el Mirandés se adjudicó el triunfo merced a un solitario tanto obtenido por el pichichi Diego Cervero.

Fueron tres puntos que permitieron a los de Alfaro seguir en la cima de la clasificación, botín que buscarán hoy pero en esta ocasión para quedarse, de nuevo, a dos del equipo que ahora marca el camino en el Grupo II de Segunda B, que es el Sporting B. Hizo su trabajo. El turno es ahora para los de Anduva.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos